el camino de vuelta a casa
Misión de vida

El Camino de vuelta a Casa

By on 19 September, 2015
El camino de vuelta a casa es una metáfora dirigida a quienes han atravesado las primeras etapas de un crecimiento idealizado, y tras aceptar y comprender mejor el gran juego del despertar, no desean someterse a fervientes renuncias por encontrar el paraíso prometido en el cielo y en la tierra.

Si bien en el corazón humano laten aspiraciones sobre una existencia feliz en la que no exista el dolor, conforme vamos madurando y, en consecuencia, aceptando “lo que hay”, comprendemos que el dolor tiene sentido cuando éste es vivido desde la Presencia. Llega el día en el que se disuelven las resistencias y la vida fluye como una auténtica aventura de la consciencia.

El hecho de aceptar lo que sucede, no es algo tan fácil como lo pueda ser la estéril resignación que nace de la cabeza. Bien sabemos que la verdadera aceptación sólo es posible al dejarnos encontrar por eso del corazón, tan inafectado y estable que no se altera ante las contracciones de nuestra naturaleza periférica.

En realidad, en el camino de vuelta se desprenden las tentaciones de evitar lo que duele si eso conlleva el evadir los deberes y responsabilidades. Y aunque la mente diseña vivencias de alta cultura, no eludimos la “dosis urbana” de informática y gestión que demanda la partida que nos toca.

En el camino de vuelta se sabe que nadie va a liberarnos de las carencias del ego y sus correlatos de sombra psicológica. No hay pareja que lo logre, no hay hijo que prometa, no hay progenitor sabio ni cuenta bancaria que nos libere de lo que esa Inteligencia de Vida sabe que necesitamos atravesar para despertar la conciencia.

Observamos que el anhelo de lucidez y de mantener el corazón abierto a la bondad amorosa convive con las miserias cotidianas de la naturaleza humana. Bien sabemos también que todo lo que sucede es neutro, y que son nuestra íntimas interpretaciones de lo que sucede, las que contraen o expanden la vulnerable dimensión del nivel persona. El trabajo de “aprender a vivir” es visto y  comprendido como un arte, un arte cuyo doctorado es otorgado, no sólo por los años vividos, sino por la acción del Misterio y la Gracia. Se trata de una dimensión incognoscible, o inteligencia transpersonal, que permite a las flores abrirse y a las estrellas nacer o ser engullidas por un agujero negro que, sediento, se las traga.

Conforme vamos volviendo a casa, algo en nosotros sabe de qué va realmente la jugada. Comenzamos a reconocer como perfecto lo que hay, aunque a nuestro psicocuerpo, no le guste y se contraiga. Por fin amaneció esa dimensión interna y estable que, al igual que un faro, se yergue arraigada entre las olas de las tormentas; tal estabilidad es el fruto sereno de quien ha atravesado aquellos primeros tiempos de visiones estrelladas y estados de exaltación interna.

Cuando el alma emprende el camino de vuelta, bendice los tiempos pasados en los que deseó fervientemente conquistar aquella intensa luz que se vislumbraba entre chispazos de profecía. El camino de vuelta es una senda que transcurre por el valle, una vía de fertilidad que brota de la propia Humanidad plenamente manifestada. La serenidad y la compasión bien entendida, abrazan toda forma de vida, sin la carga de aversión y fascinación que precedió en los tiempos en que reinaban intensas las creencias.

Para conocer la flor, ya no necesitamos poseerla y diseccionarla en los laboratorios de nuestra cognición más avanzada. Aprendimos a sentir, a empatizar y a vivirnos desde un apersepctivismo en donde el vacío es plenitud, y la alegría sutil carece de causa.

El alma, en su camino de vuelta, relativiza la yoidad con tanto esfuerzo construida. Sucede que los pensamientos se han tornado detectables y mientras la mente piensa, la consciencia señala que estos tan sólo son manojos de ideas. Pareciera que el ser humano se asemeja a una antena por la que pasan múltiples frecuencias. Sensaciones, emociones y pensamientos vienen y van en transitoriedad completa. A todo esto, eso inmutable, absoluto y no nacido, se revela digno y arraigado en el huracanado meollo de la esencia. Es entonces cuando nuestra vida atraviesa múltiples situaciones cargadas de risas y lágrimas y, sin embargo, ninguna de estas dos emociones importan tanto como para reprimir el llanto o apretar el rictus de esa primordial carcajada.

La vida es vivida tal cual viene en toda su plenitud; el alma ha aprendido a discernir entre el dolor y el sufrimiento como la lección estrella. Por fin ella un día comprendió que la resistencia, la dramatización y el enfado ante el dolor aprisionaban la belleza. Se comprende con claridad que el dolor en sí mismo forma parte del juego de nacer a la vida encarnada. Aquellos primeros dientes que salían con llantinas, las distorsionantes hormonas de la adolescencia, las primera traiciones, desconsuelos y la inevitable carrera de adquisiciones y pérdidas. Todo un rosario de contracciones y expansiones que, conforme vienen, se van, dejando frutos de maduración y capacidades insospechadas.

El ser humano, en el camino de vuelta aprende a no resistirse porque algo dentro de él mismo sabe de qué va la cosa. Y cuando este dolor llega, proponiendo desidentificaciones y desapegos, confía en su Inteligencia Transpersonal que aporta sentido y visión unificada. Con profunda humildad, se atraviesan los umbrales más oscuros, porque incluso en la máxima oscuridad, el ego reverbera en una tenue luminosidad que nunca se apaga.

El alma comprende que la oscuridad no existe, que es tan sólo ausencia de luz en plena transitoriedad, y que las estrellas nunca se han apagado aunque haya nubes en el cielo que opaquen la transparencia. Es entonces cuando el corazón revela lo sagrado que constituye nuestra esencia, aunque ese constructo llamado “yo” se resista en sus efímeros ciclos de ida y vuelta.

TAGS
RELATED POSTS
0 Comments
  1. Reply

    marta

    4 October, 2015

    Lo hice por Amor y también por miedo. Gran Abrazo a Tod@s

  2. Reply

    Fabiola Cortés

    5 October, 2015

    Quiero tener acceso a cursos, platicas y meditaciones. como me puedo inscribir, yo vivo en México.

LEAVE A COMMENT

JOSÉ MARÍA DORIA
ESCRITOR Y PSICOTERAPEUTA

Presidente-Fundador de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal y la Fundación para la Educación y el Desarrollo Transpersonal.

Suscríbete
¡Recibe los últimos artículos en tu email y las novedades de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal!
Calendario de Eventos
« October 2017 » loading...
M T W T F S S
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
Archives
Próximos Eventos

There are no upcoming events at this time.

ARTÍCULOS RECIENTES
VISITA MI FACEBOOK
PÁGINAS AMIGAS