Meditación y conciencia extendida
Claves de Mindfulness y Meditación Transpersonal

Claves de Mindfulness y Meditación Transpersonal (2)

Por el 27 agosto, 2012

1. ¿Acaso la solución a este momento crítico de nuestra sociedad, apunta hacia la mirada interna como salida? ¿No parece una técnica de avestruz, es decir, algo muy pasivo?

El mensaje sutil de este manual hace referencia a la frase que dice: “La salida está dentro”. Es decir, a la mirada interna hacia las raíces de lo visible y pensable que con todas sus consecuencias, posibilita la deconstrucción y salida de modelos obsoletos, modelos cuya lenta agonía es causa de dolor y crisis.

La práctica meditativa, aunque en su ejercicio básico se realice en postura sedente y sin movimiento alguno, no es en absoluto pasiva, ni cierra los ojos a lo que hay. En realidad el gran trabajo del meditador es mantener la atención y el devenir consciente de lo que pasa. Es decir, de lo que pasa dentro de su cabeza y de su corazón como causa creadora del afuera.

Alguien dijo: “vemos lo que somos”. Y este “lo que somos”, al parecer se refería al tipo de gafa que el ser humano ha construido con aspectos tales como su herencia genética, su educación y sus propias experiencias. Estas tres fuentes tienden a determinar la llamada personalidad que no es otra cosa que el “traje” o forma de ver y experimentar la vida que cada cual tiene de forma única e irrepetible.

Pues bien, el propósito de la práctica meditativa radica en ser capaz de darse cuenta desde dónde estamos internamente viviendo y lo que estamos percibiendo. Es decir, de “ver” o hacerse consciente de la “mente veedora” que no solo ve, sino que a su vez interpreta y siente sus correspondientes procesos de vida.

Por ejemplo, si estoy mirando la llama de una vela, puedo devenir consciente asimismo de lo que pasa en quién o qué está mirando la llama. Y ahí no acaba la toma de conciencia, sino que se hace extensiva al proceso del propio veedor con respecto a lo que ve, es decir, sus interpretaciones, sus asociaciones de ideas, sus emociones derivadas y sus consiguientes reflejos de todo lo visto en el propio cuerpo.

Esta “conciencia extendida” permite una comprensión más profunda de la realidad, tal vez porque nos hemos permitido mirar más allá de las apariencias y sintonizar en la fuente causal de todos los fenómenos y vivencias.

2. Y bien, ¿cómo sintonizarse con el desarrollo de este nuevo paradigma?

El entrenamiento central de este paradigma se basa en el despertar de la inteligencia cardíaca y la atención consciente. Y esto conlleva el desarrollar la presencia en el ahora y las capacidades desplegadas en torno al “darse cuenta” en expansión sostenida de conciencia.

En realidad este entrenamiento del darse cuenta, resulta similar a cuando nos encontramos en el cine viendo una película y tomamos conciencia de que somos espectadores. En este caso, se trataría de espectadores de la película vida. Sin duda una acción que nos permite tomar distancia del entorno y de la propia mente que en realidad, es el auténtico proyector de la película llamada comúnmente  “vida”.

Esta toma de conciencia permite discernir si en realidad ya hemos desautomatizado el proceso de respuesta a los estímulos, al tiempo que convertimos lo automático en voluntario y consciente con todas sus consecuencias.

3. ¿A qué se refiere eso de convertir lo automático en voluntario?

Conforme se practica la observación neutra y silenciosa en el “aquí ahora”, se despliega un mayor nivel de consciencia de los propios procesos mentales. Por ejemplo, si alguien trata de invadir o violentar a nuestra persona, lo más probable es que nos sintamos amenazados y nos defendamos. El problema es que si no tenemos bien observados nuestros procesos, tendremos reacciones defensivas exageradas o no deseadas: desde repeler el ataque con un golpe extremo, a entrar en un bloqueo tóxico por activar contenidos sombríos larvados en nuestro inconsciente y no suficientemente observados.

En realidad a poco que hayamos observado los procesos que tienen lugar en nuestra mente, dispondremos de más opciones de acción, y lo más probable es que elijamos las opciones más coherentes a una visión integral de la situación.

4. Si la salida del viejo paradigma está dentro, y por ese “dentro” entendemos observación y ahondamiento en nosotros mismos, ¿qué relación existe entonces entre la meditación y las soluciones que a menudo buscamos?

Partamos de la base de que si preguntamos a una persona, ¿quién eres?, lo más probable es que responda señalando rasgos o cualidades que identifica con su nivel personal. Posiblemente responda expresando su nombre y algunos aspectos de su circunstancia: “Soy un hombre o mujer de una edad determinada”, quizá asimismo exprese algo de su profesión: “Soy técnico o directivo, o funcionario…” y si seguimos adelante es posible que incluso se identifique con si es padre, hijo, o miembro de alguna comunidad cultural o club deportivo…

Es como si la identidad de lo que creemos ser, se limitase a la mencionada “cápsula personal” con fecha de caducidad. Pareciera que esta cápsula llamada ego parece haber logrado que nos la creamos de tal forma que pensamos en ella al nombrar lo que somos. Y de la misma forma que existe una identidad previa al ego personal o “prepersonal”, por la que transita todo niño que todavía no ha devenido “persona”, existe también un estado o identidad, más allá de la mente racional o “transpersonal”. Es decir, un estado de plena consciencia y unificada atestiguación.

Podríamos señalar tres etapas o niveles en la evolución de la conciencia: la prepersonal, la personal y la transpersonal.

Pues bien, la vivencia de esta dimensión transpersonal del ser que aunque inexpresable en palabras se parece a vacuidad y totalidad, supone un espacio del que brota como manantial, no sólo lo inesperado o lo “no pensado”, sino también de entre las posibles opciones, la que resulta más benéfica a la Humanidad. Algo que asimismo viene impregnado de cualidades de lo profundo tales como verdad, bondad y belleza.

Cuando la persona desarrolla el mindfulness y practica meditación, tiende a desapegarse de sus pensamientos al tiempo que deviene capaz de observarlos y relativizarlos. A partir de ahí, mantiene una atención neutra y abierta a lo que surja, es decir, al espacio desconocido desde donde brotan contenidos realmente creativos e innovadores con vocación de servir al propósito de vida.

5. ¿Qué es la meditación Transpersonal?

La Meditación Transpersonal es una práctica que entrena el enfoque de la atención en la vivencia del momento presente. Se trata de una acción contemplativa derivada del Zen que se caracteriza por su sencillez y sobriedad. En realidad, la Meditación Transpersonal es una herramienta de activación del estado de presencia, cuyas beneficiosas consecuencias y sencillo protocolo, la convierten en un saludable ejercicio de autoconciencia.

La Meditación Transpersonal es de muy fácil aplicación. Con tan sólo conocer los puntos fundamentales de la postura, la respiración y la actitud, se puede comenzar a practicar con resultados benéficos desde el primer instante.

A lo largo de este manual, se señalan los aspectos básicos de su realización. Además, la Fundación para la Educación y el Desarrollo Transpersonal informa de las diferentes salas a lo largo del el mundo en donde esta se practica de forma regular y gratuita. http://fundaciontranspersonal.com/salas_meditacion.html

6 ¿En qué se diferencia de otras técnicas o tradiciones meditativas?

Todas las prácticas meditativas apuntan hacia el mismo estado: la vivencia de observación que trascienda al nivel del pensamiento. Es por ello que más que “diferencias” entre meditaciones, podemos hablar de diferentes “enfoques” en su práctica.

Como se ha indicado, la Meditación Transpersonal integra tres grandes enfoques atencionales:

La postura

La respiración

Y la actitud.

Por “enfoque” se entiende el punto donde focalizamos nuestra atención. Y en este sentido hay dos grandes tipos de enfoque: Primero el que se dirige a un objeto, como por ejemplo a la llama de una vela, a una flor, a uno mismo frente al espejo… Y en segundo lugar un enfoque de mirada abierta y panorámica que observa la totalidad del campo visual. Es decir un enfoque o “observación panorámica” en el que “no te fijas en nada pero lo estás viendo todo”.

En la meditación Transpersonal el primer enfoque, es decir, el de mirar algo concreto, se realiza enfocando nuestra atención en la postura y en la respiración. Por el contrario en el segundo enfoque, es decir, el de mirada abierta sin elección, se realiza a través de la observación de pensamientos, emociones y sensaciones que aparecen y desaparecen en el campo mental. Un proceso realizado desde una mirada que atestigua lo visto con total neutralidad.

Es por ello que en dicha meditación tan sencilla como accesible para las condiciones de vida del ser humano actual, se facilita “el darse cuenta de lo que sucede mientras sucede”, al tiempo que posibilita al sujeto que la practica la apertura al espacio transpersonal o esencial, más allá del dualismo y de la temporalidad de su mente pensante.

7. ¿Cómo comenzar a meditar?

Para comenzar a meditar, conviene sentarse con la espalda derecha sobre un cojín en el suelo con las piernas cruzadas, o bien sobre una silla con las piernas paralelas. A continuación, simplemente se trata de comenzar a respirar de manera consciente, observando y sintiendo la entrada y salida del aire durante el proceso respiratorio, al tiempo que se mantiene la atención y presencia a los diferentes pensamientos que circulan por la corriente mental.

Esta observación se realiza de manera neutra y sin juicio. Es decir, en atención a lo que surja, dejando que los pensamientos y sensaciones vengan y vayan, sin intervenir en ellos. Se trata tan solo de observar y darse cuenta de lo que sucede desde un estado de presencia y ecuánime atestiguación.

Si a lo dicho añadimos el establecimiento de una actitud abierta de ofrecimiento y disponibilidad compasiva desde el corazón hacia la vida y lo que esta, en cada momento demande, nuestra práctica tendrá además beneficiosas consecuencias neurológicas, bioquímicas y conductuales que conlleva.

Como es natural, iniciar o compartir esta vivencia con un instructor y un grupo de personas, facilita y optimiza el alcance de su práctica.

ETIQUETAS
RELATED POSTS
0 Comentarios
  1. Responder

    Sonsoles

    1 septiembre, 2012

    Me quedo sin palabras…
    Simplemente, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, desde lo mas hondo de mi ser.

    Un abrazo cálido.

    Sonsoles.

DEJA UN COMENTARIO

JOSÉ MARÍA DORIA
ESCRITOR Y PSICOTERAPEUTA

Presidente-Fundador de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal y la Fundación para la Educación y el Desarrollo Transpersonal.

Suscríbete
¡Recibe los últimos artículos en tu email y las novedades de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal!
Calendario de Eventos
« junio 2017 » loading...
L M X J V S D
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
Archivos
Próximos Eventos

No hay próximos eventos en este momento.

VISITA MI FACEBOOK
PÁGINAS AMIGAS