Consulta Transpersonal enero 2015 - 1
Tomando un café contigo

Consultas Transpersonales Enero 2015 (1)

Por el 19 enero, 2015

Consulta Álvaro Andrés:

El proceso de conocer y reconocer mi sombra no está siendo fácil.

Buenos días.

Gracias por este espacio, así como por la luz y amor con que atienden cada consulta.

Realicé el taller de respiración holoscópica en Bogotá con ustedes y ese proceso de conocer y reconocer mi sombra no ha sido fácil… No me arrepiento y el universo me ha colocado muchos salvavidas emocionales los cuales acepto con respeto y amor. Pero en este momento y después de 4 meses de iniciar el proceso, siento desorientación, angustia intensa, deseos de regresar, negación y depresión… Mi consulta está orientada a la forma como debo enfrentar esta situación entendiendo que pronto estaré sin dolor y aprendiendo de la misma.

Muchas gracias, los llevo en mis recuerdos.

Querido Álvaro Andrés,

Por lo que se desprende de la descripción del momento que atraviesas, parece que tu proceso de desarrollo enfrenta una “deconstrucción” que te va a llevar a una nueva identidad; a un nuevo Álvaro. En realidad, cuando “todo se derrumba” subyace un gran mensaje del ser profundo: el que anuncia llegado el momento de soltar las viejas formas, concepciones y visión de la realidad, que envuelto en una profunda rendición se dispone a dejar paso al nuevo Yo.

Por de pronto, y aunque cueste, conviene no resistirnos a este proceso encadenado de frustraciones, temores y supuestos infortunios. Bien sabemos que no sólo esto que te sucede, es pasajero, sino que además viene determinado por una inteligencia de vida que en forma de destino te lleva al recorrido de este laberinto.

¿Cómo enfrentar esta situación? ¿Cómo atravesar con los mínimos costes emocionales que en alguna medida todo proceso de cambio profundo conlleva?

Rendirse supone aceptar “lo que hay”; y sobretodo supone soltar idealizaciones de lo felices que seríamos si las cosas fuesen de otra manera. Vivir este proceso desde la “alta cultura” de la esencia, supone abrir tu corazón con humildad y afinar la intuición para dejar que broten las comprensiones necesarias para tu transformación personal.

En este contexto que atraviesas querido Álvaro, que no te quepa la menor duda de que un “yo más grande” y una realidad más amplia y profunda te están buscando.

Y por otra parte, para lograr mantener este estado atencional y caminar fluidamente y sin resistencias, tal vez no baste con meditación, lectura y ejercicio físico en la vida cotidiana, sino también –y si te es posible- con un acompañamiento terapéutico con quien pueda ofrecerte una visión transpersonal en su terapia, para no encerrarte tan sólo en la dimensión puramente cognitiva y limitada de la mente racional.

Recuerda que la paz que buscas es la que eres, esa que aflora en los instantes de quietud profunda. Recuerda asimismo que la felicidad que buscas es también la que eres en lo esencial de tu ser. Y recuerda también que el amor que buscas es el que mana del corazón cuando somos capaces de abrirlo y escucharlo.

Te deseo un tránsito esperanzado por el desfiladero que ahora atraviesas, y el atisbo de las primeras luces en el fértil valle que sin dudar te aguarda.

Un abrazo,
José María Doria

Consulta Susana:

Una parte de mí sigue anclada en una creencia que daña mi autoestima.

Hola José María.

De niña y joven, y hasta la madurez, tuve un gran complejo de fea, inútil, tonta… que se fue alargando a través de los años con un síntoma muy claro y demoledor: la soledad. Me lo creí firmemente, hice cursos, fui a psicólogos, tuve buenos amigos… Y fui creciendo y superando muchos complejos y muchos miedos.
Ahora tengo 55 años y de repente mi mundo se vuelve a sumir en ese estado de soledad; un estado que me produce mucha tristeza, porque hay una parte de mí que no controlo y que sigue anclada en esa creencia.

Mi pregunta es: ¿cómo puedo “curar” esa creencia?

Espero tus respuestas. Gracias por adelantado.

Por cierto…¡El café está muy rico!

Querida Susana,

Cuando tenemos una imagen de nosotros tan depreciada, y además, esta imagen se conformó en nuestra identidad de forma natural desde la infancia, no sería una osadía pensar que esta neblina que pareces llevar puesta, tiene un origen sistémico, es decir, proveniente de tu sistema familiar.

Entiendo que en algún momento de tu vida has trabajado en psicoterapia para deshacer los velos que nublan tu verdadera realidad y rehacer tu autoestima; en realidad la consideración de ti misma es una distorsión alejada de la auto imagen que merece todo ser humano, es decir, digna y valiosa, porque bien sabemos que todos somos únicos e irrepetibles tal cual somos. Bien sabemos asimismo que no es sano tener modelos ideales de persona, porque todos, sin excepción, tenemos luces y sombras en nuestra personalidad por brillantes que sean nuestras superficies y apariencias.

Nos podríamos preguntar para qué te ha colocado la inteligencia de vida un “cliché” auto devaluado de ese calibre. Te has preguntado, ¿qué beneficios ha obtenido Susana por tener que desplegar antenas más amables y habilidades más entrenadas para ser amada?

Tal vez la vida no te ha permitido precisamente “dormirte” en los laureles del acomodo, y en consecuencia, has tenido que cultivar un alto grado de atención y alerta parea sostener tus vínculos y construir una red afectiva que tanto necesitamos como equipaje de vida.

Estás en un momento muy bello de la existencia; tienes experiencia y la suficiente madurez como para saber poner la mirada allí donde realmente merece la pena. Ya no es tiempo de repetir errores del pasado ni de aislarse en un victimismo insano. Ahora es tiempo de asentarte con firmeza en tus valores y realmente apreciarte por aquello que merece la pena de ti y que, sin conocerte, te digo que la lista que haríamos acerca de ello sería muy larga.

Para este tipo de situaciones como la que atraviesas ahora, no hay recetas, pero sí podría ayudarte el realizar una especie de lista de todas aquellas cualidades y aspectos de tu ser que tu bien sabes que merecen la pena; aquellas partes de ti más valiosas y fértiles; me refiero a los rasgos de tu personalidad más amables y cariñosos; en realidad sería muy positivo que evocases tu capacidad de escuchar, de abrazar, de dar y recibir, y por supuesto, no pasar por alto la belleza de tus anhelos profundos; anhelos de encontrarte con esa dimensión infinita de amor que realmente eres tras las capas de cebolla que tapan todavía tu alma, y que ya es tiempo de aflorar.

Si añadimos a todo esto que lo bien que te vendría una formación como la de Terapeuta Transpersonal para hacer un recorrido auto curativo, y desde ahí, poder ofrecer a otra gente todo lo mucho que tú sabes del dolor humano, sería sin duda un remate a tu camino desde el que comprender por qué la vida nos aprieta los zapatos durante unos kilómetros, para poder ser luego los mejores zapateros.

Te deseo que encuentres no sólo el camino de reconocerte y amarte, sino que te visualices de aquí a tres años acompañando terapéuticamente a otras personas que, como tú, anhelan encontrar quien las acompañe hacia un camino más sabio, libre y feliz.

Un abrazo,
José María Doria

ETIQUETAS
RELATED POSTS
0 Comentarios
  1. Responder

    Elena

    28 enero, 2015

    Querida Susana, entiendo tu dolor porque yo también sufrí una falta de atención de vital importancia en mi niñez que me llevó a sentirme invisible y de escaso valor a los ojos de otros. El ser una hija querida y protegida me dio la suficiente fuerza para irme reconstruyendo en cada paso que caía. Me hice fuerte y poderosa observando y creando modelos a seguir. Hoy ya no persigo el reconocimiento y el aplauso y cuando lo recibo de mis seres queridos lo agradezco amorosamente desde un sentimiento íntimo. También hoy sé quien soy, y como dice Jose M. Doria (gran maestro) doy gracias y bendigo las experiencias que me tocó vivir gracias a las cuales tengo hoy una visión mucho mas ancha y profunda de mi existencia. Vivo la vida de manera muy intuitiva con un sentido de eternidad, y en ese laberinto del que habla Jose M. Doria que conduce a uno mismo, busco siempre el centro del gozo profundo y el aprendizaje. Cuando atravieso, inevitablemente por los ciclos naturales, el momento valle, reconozco que estoy creciendo y me animo a seguir y esperar la luz que siempre llega. Ya no soy tan joven pero me reinvento en cada momento por unos deseos que brotan desde lo mas profundo de expresión de creatividad y también de necesidad de compartir con los afines. Se por experiencia que las heridas de la vida pasada siempre están ahí, no hay que luchar por ello simplemente entender y aceptar con sencillez y alegría (esta si es necesaria encontrarla), la mejor compañía!! Tu y tu alegría de vivir. A mi, personas como tu me parece gente bella, gente importante y significativa, y que yo busco siempre a mi alrededor para compartir, porque sino mi vida que sentido tendría? Te mando un gran abrazo energético y amoroso para ti y otra para el gran maestro Doria, al que conozco desde hace muchos años.

DEJA UN COMENTARIO

JOSÉ MARÍA DORIA
ESCRITOR Y PSICOTERAPEUTA

Presidente-Fundador de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal y la Fundación para la Educación y el Desarrollo Transpersonal.

Suscríbete
¡Recibe los últimos artículos en tu email y las novedades de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal!
Calendario de Eventos
« agosto 2017 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
Archivos
Próximos Eventos

No hay próximos eventos en este momento.

VISITA MI FACEBOOK
PÁGINAS AMIGAS