Consulta Transpersonal diciembre 2014 -3
Tomando un café contigo

Consultas Transpersonales Diciembre 2014 (3)

Por el 1 enero, 2015

Consulta Francisco:

A veces siento cierto grado de confusión respecto a la paternidad

Querido José María.

Es un gran gusto poder tener este espacio de comunicación profunda y sabia.

Me gustaría que me contases sobre cómo ves hoy en día el proceso de Paternidad, ya que es una experiencia que vivo y en la cual a veces siento cierto grado de confusión. He leido distintas teorias de lo que es natural o no en los varones respecto al rol de ser padres, y en lo profundo siento que, como todo, es algo muy personal, cada uno se “construye” su propia forma de ser en este aspecto. Mas de todas formas me gustaría conocer tu visión al respecto.

Un abrazo muy hondo y sentido!

Querido Francisco,

Gran tema ese que señalas. Reconozco que en mi caso, y como padre de tres hijos, también he pasado por muchas fases y diferentes consideraciones respecto a mi actitud, prioridades de vida y todas las responsabilidades que se derivan del vínculo parental.

En muchas ocasiones me preguntaba: “¿Por qué los sacerdotes y los lamas e incluso tantos místicos han soslayado la paternidad, dedicando su vida de forma exclusiva a absorberse en la comunión de aquel espíritu que veía al mundo de los sentidos con cierto desdén? ¿Acaso la crianza no era una forma de “enredarse” con los asuntos cotidianos y perderse el Gran Juego de las “comprensiones superiores” de la Conciencia, y la privilegiada labor de acompañar a otras personas en la guía luminosa del camino?

Puedo decirte que como padre, a veces me arrepentía y me hartaba de colegios, pediatras, pañales, domingos de griterío y películas familiares que me parecían impedirme abrir espacios de silencio y sutiles conexiones con mi anhelada búsqueda. Y aunque miraba el rostro de estos inocentes y mi corazón se ensanchaba, también reconocía mis ganas de largarme a los Himalayas y pedir a la madre que se ocupase “oxitocínicamente” de la camada.

A pesar de estas íntimas contradicciones, mi corazón se iba abriendo, al tiempo que asumía responsabilidades y renunciaba a destinos de supuesta gloria. Llegó un momento en que pensé que -entre cumpleaños, visitas al colegio y “conversaciones menores”- me había perdido de los grandes destinos de aquel peregrino que un día comenzó el camino. tuve que aceptar mi visión de un destino vulgar y asumir que mis planes de iluminación se habían frustrado.

En realidad en torno a la paternidad, di muchas vueltas, cometí muchos errores y drené muchas sombras… Pero, poco a poco, me fui dando cuenta del gran juego escondido en la grandeza de lo que me sucedía… di las gracias por haber recorrido ese camino que era el “mío”, no el del lama ni el del vecino de enfrente que, sin hijos, disfrutaba de conversaciones interminables sobre los asuntos del cielo y las altas esferas. El destino de mi propio río, en sus sinuosas curvas y contradicciones, me fue abriendo un poco el corazón, y desde ahí sentí que mi mirada era menos fanática, menos evasiva, menos patológica y que comenzaba de verdad a abrazar a la Humanidad. Mis hijos eran los grandes maestros que mi alma buscaba muy lejos en las montañas.

Esa humanidad ha ido creciendo y, poco a poco, en su abrazo ya empiezan a caber no solo aquellos iluminados, sino todos los seres del cielo y de la tierra, comprendiendo que el camino que me tocó como padre, como compañero y como ciudadano con hipotecas, aunque contradictorio, es sabio. comprendí que lo que nos ha tocado vivir tiene sentido, aunque aparentemente nos sintamos enredados en asuntos de menor importancia. Y que la sabiduría deviene de este amor cotidiano pleno de renuncias, así como de la aceptación suprema de escenarios alejados de las leyendas y promesas iluminadas.

Voy entendiendo que la promesa se realiza en el corazón de manera íntima y silenciosa, y en el entorno que a cada cual le toca .

Por otra parte, la paternidad me ha hecho un poco menos egoísta y reconozco que en mi caso ha sanado muchas cargas sistémicas que traía del vínculo con mis propios padres. En el camino de la familia y la comunidad de compañeros de trabajo he tenido que ir limpiando muchas patologías subterráneas para poder acceder a humildes peldaños de mayor amplitud tras haber retirado “las basuras psicológicas más gordas”.

Tarde o temprano, soltaremos incluso al padre que llevamos dentro, y somos simplemente seres vivos, inocentes y despiertos que reconocen los muchos trajes que han tenido que ponerse para recorrer el laberinto sin retorno del despertar de la Conciencia.

Recibe un gran abrazo,
José María Doria

ETIQUETAS
RELATED POSTS

DEJA UN COMENTARIO

JOSÉ MARÍA DORIA
ESCRITOR Y PSICOTERAPEUTA

Presidente-Fundador de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal y la Fundación para la Educación y el Desarrollo Transpersonal.

Suscríbete
¡Recibe los últimos artículos en tu email y las novedades de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal!
Calendario de Eventos
« junio 2017 » loading...
L M X J V S D
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
Archivos
Próximos Eventos

No hay próximos eventos en este momento.

VISITA MI FACEBOOK
PÁGINAS AMIGAS