Consulta Transpersonal noviembre 2014 -2
Tomando un café contigo

Consultas Transpersonales Noviembre 2014 (2)

Por el 30 noviembre, 2014

Consulta Pablo:

Llevo 6 años padeciendo ansiedad, ataques de pánico y agorafobia

Tengo 46 años y llevo 6 años padeciendo ansiedad, ataques de pánico y agorafobia. El día 24 de noviembre tengo mi primera consulta con una terapeuta gestalt. ¿Cómo según ustedes puedo salir de este infierno diario en el que vivo? Porque, para vivir así, con miedo constante, es mejor estar muerto… En mi infancia recibí malos tratos por parte de mi padre, y también veía como mi padre maltrataba constantemente a mi madre. Esos recuerdos están profundamente grabados y son muy dolorosos, creo que de ahí me viene todo.

Un saludo

Estimado Pablo,

Como bien se deduce por lo que expresas, el estado de ansiedad tiene que ver con una amenaza que la mente perpetúa, producto, en este caso, de vivencias anteriores en la infancia.

En realidad los malos tratos son una vivencia que genera un alto nivel de inseguridad en quien la padece. El niño se siente inseguro cuando asiste a una atmósfera familiar de violencia. Es entonces cuando el mundo aparece como un lugar amenazante en el que de pronto puede irrumpir la tensión y el dolor.

Estas grabaciones mentales de inseguridad y temor, a veces son tan profundas que nos vemos obligados a trabajar sostenidamente en la desarticulación de los procesos automáticos de reacción, y convertirlos en respuestas conscientes y voluntarias.

Siento que vas por el buen camino. Has decidido abrirte a una terapia y, sin duda, tal decisión es el punto de partida para que la inevitable amenaza y miedo que experimenta tu mente, sean reorientados hacia la confianza y la seguridad no sólo en tus propios recursos, sino también en un “algo más” profundo que, tarde o temprano, aflora y se revela.

Si a esto unes terapia sistémica, de manera que a través de las constelaciones familiares puedas resolver el cortocircuito del amor que se debió en su día originar en algún vínculo de tus antepasados, sin duda contribuirá al renacimiento que anhelas.

Por otra parte, no es desaconsejable hacer investigaciones en tu inconsciente en forma de regresión a tu infancia, y volver a vivenciar desde el hoy determinadas situaciones traumáticas, de manera que puedas reconducir, comprender y perdonar lo que todavía hoy presiona y contrae.

Si a todo esto unes la práctica de la meditación para observar tus contenidos emocionales y mentales con la distancia suficiente como para permitirte drenar tu “sombra” y, en última instancia, abrazarla con la ecuanimidad del puro testigo, puede decirse que estarás poniendo los medios para activar un gran cambio y gestionar tu vida desde una identidad más amplia y profunda.

¿Qué decirte además, más allá de lo técnico?:

Habla con el Universo. Comparte tu temor y tu dolor. Auto obsérvate desde la perspectiva de ÉL, y derrama compasión hacia tu vida, al tiempo que siembras en tu corazón psicomagias de confianza que permitan contemplarte en un camino que si bien nació en la sombra, tenía vocación y destino de luz. Y desde ahí, desde tu intuida llegada a la paz interior, poder acompañar a otros. Recuerda que tus vivencias anteriores no casuales te permiten el gran regalo de comprender a los que padecen la ansiedad y el temor que tan bien conoces.

Utopía: Te veo ejerciendo como terapeuta, ¿te sorprende?

Un abrazo,
José María Doria

Consulta Pablo:

¿Qué relación tiene la energía sexual con el deseo?

Hola José María,

Cuéntame de la energía sexual y qué relación tiene con el deseo sexual. Te pido esto porque quiero comprender mejor este impulso sexual constante y el deseo de completarme a través de otro cuerpo físico. A veces no encuentro el modo de canalizarlo sin caer en el morbo o la desesperación.

¡¡Gracias!!

 Estimado Pablo,

Cuando el deseo sexual tiene matices de obsesión o necesidad exagerada, está más relacionado de lo que parece con aspectos emocionales de carencia y soledad… es decir con necesidades personales no gestionadas y satisfechas.

Está claro que nuestra testosterona u hormona masculina nos impele a inseminar, sin embargo, conforme nuestra mente está enfocada en proyectos y mantenemos vínculos afectivos estables, sucede que transmutamos de manera sorprendente nuestra pulsión genital en creatividad, entusiasmo, servicio a la vida, y diversos aspectos relacionados con la atención consciente.

Y si bien la represión del deseo no es una solución, tampoco la autocomplacencia como camino resuelve gran cosa. La sexualidad masculina no está tan separada como suele decirse de nuestro mundo afectivo y emocional. De hecho esto lo puedes comprobar cuando atraviesas ciclos en los que te encuentras satisfecho y positivo sin que esto sea fruto del haber vivido episodios sexuales. Respecto a esto, un día oí decir que: “el sexo está más entre las orejas que entre las piernas”, y me hizo sonreír de asentimiento.

Respecto al morbo, puede señalarse que éste nace cuando ha habido un cierto grado de represión sexual precedente. Bien sabemos que la prohibición del deseo hace crecer al deseo. Y por otra parte, también sabemos que el hecho de satisfacer al deseo sin más, no apaga realmente la sed, es como beber agua de mar: seguimos teniendo sed.

En este sentido puede también afirmarse que cuando padecemos un dolor emocional nacido de carencias y soledades no deseadas, somos muy proclives a erotizar tales situaciones inundando de goce sexual nuestra naturaleza emocional, y de esta forma tapamos o atenuamos lo que nos aprieta… un “tapar” que hacemos mediante la excitación biológica que alivie temporalmente nuestra ansiedad. Sin duda este “parche” tampoco gestiona canales de conexión mayores que pueden dar satisfacciones más amplias y profundas a un psicocuerpo con el síntoma de “hambriento”.

En este caso, la “medida justa” es el objetivo equilibrador de nuestra vida sexual. La medida justa de complacencia, sobriedad, aplazamiento de la gratificación inmediata, trans-genitalización y transmutación creativa.

Pera ello conviene trabajar sobre el ejercicio físico que precise tu psicocuerpo, así como soslayar accesos a pornografía o recreaciones sexuales imaginarias. Y por último, hacer de cada encuentro sexual un espacio de celebración y goce consciente. En realidad tales enfoques pueden suponer avenidas de indagación para salir de procesos adictivos o ansiógenos en los que la sexualidad se inunda de obsesión.

El placer sexual es un regalo para el ser humano, pero ya sabes lo que decía el gran químico Paracelso acerca de un tipo determinado de veneno: “Un gramo cura; gramo y medio mata”.

Lo que significa consciencia y más consciencia como ruta de solución existencial “de dentro a fuera”.

Todo un camino éste del sexo, para tener claro en cada momento, cuándo, cuánto, desde qué parte de uno mismo se hace, y con quién.

Un abrazo,
José María Doria

Consulta de Pepita:

Tengo heridos el cuerpo y el alma

Buenas noches José María,

De pronto he tenido un gran parón en mi vida: me han operado de cáncer de colon, y la verdad es que me cuesta mucho aceptar esta enfermedad y lo paso muy mal con el tratamiento de quimioterapia. Parece que lo voy superando, pero es durísimo. Gracias a lo que aprendí en la Escuela, me trabajo mucho la mente y las emociones para luchar contra la enfermedad, aunque a veces me faltan las fuerzas. Mi vida ha cambiado mucho. Y por añadidura mi pareja no ha aceptado la enfermedad y lo hemos tenido que dejar cuando más lo necesitaba. Como verás tengo heridos el cuerpo y el alma y no entiendo nada… Por favor, ¿puedes decirme unas palabras de consuelo? Las necesito.

Un abrazo cálido desde el corazón.

Mª José (alias Pepita)

Estimada Pepita,

Tus palabras expresan con claridad que esta etapa en tu vida es particularmente crítica, y esto significa que estás atravesando un ciclo de gran transformación personal. Como posiblemente intuyes cuando todo se nos derrumba, parece que la inteligencia de vida ha puesto en marcha una “deconstrucción” tan potente como lo será esa nueva identidad que surgirá tras enfrentar sombras recónditas.

Tú asimismo bien sabes que este proceso que atraviesas, aunque en momentos sea doloroso, tiene un propósito evolutivo que tu mente profunda sabe y que podría llegar a nombrar. Me atrevo a proponerte incluso que lo hagas. Es decir que te formules y respondas para ti misma por escrito, las preguntas:

¿Qué propósito tiene la inteligencia de vida al hacerme pasar por este proceso?
¿Quién nacerá del mismo?
¿Y cuál será el fruto de esa nueva persona cuando mire hacia atrás y vea todo el paisaje ya atravesado?

En realidad hay seres que tardan toda una vida en darse cuenta y madurar, y otros que por alguna razón, lo hacen en pocos años. Tal vez éstos últimos tengan una fuerza y un brío en el alma de tal calibre que les permite sostenerse bajo mínimos, mientras la luz de la consciencia hace su trabajo y penetra en las áreas más sumergidas de sus carencias e íntimas limitaciones.

Tal vez no es nada nuevo el decirte que la grandeza de tu amanecer va a estar en proporción a la oscuridad de tu noche. Y esto, aunque parezca una frase de consuelo, algo muy profundo en ti sabe que es cierto. Los caminos difíciles siempre nos llevaron más lejos que las etapas de mayor tibieza y acomodamiento.

En realidad tus palabras transmiten la fuerza que se precisa para atravesar el túnel sin victimismo. Quizá el camino del yoga que afortunadamente practicas y la dimensión transpersonal de la consciencia como identidad y sentido, más allá del dolor y del miedo, sostienen a esa peregrina interior que llevas dentro. Una peregrina que aún en la oscuridad, tiene una linterna para saber dónde poner sus próximos tres pasos del cada día. Son tiempos en los que no se ve más lejos: tan sólo el hoy, y otro hoy, y otro nuevo hoy. Todavía no hay luz para entrever hacia dónde conduce este estrecho desfiladero de duras piedras y gran sed.

Bien sabemos que no estamos creados ni concebidos para el sufrimiento. Los seres humanos tenemos un destino de amor y lucidez que se revela al despertar de la amnesia en la que el Gran Juego nos mete casi sin darnos cuenta.

Mis palabras no tratan tan sólo de ofrecerte esperanza, algo que por otra parte no sería poco, sino hacer resonar en tu corazón la certeza profunda de que tu proceso tiene salida y de que tu destino es vivirte desde lo que en esencia eres: Amor. Reconoce tu certeza acerca de que tu dolor y tus carencias tienen sentido, y no cierres los ojos en ningún momento: sigue atenta, mirando y escuchando tu ser, y relacionándote con el Misterio desde la aceptación más profunda. algo que, sin duda, te ofrecerá el tesoro que aguarda a los héroes que se adentraron en procesos acelerados de despertar.

Tu vida actual no es producto de una supuesta “mala suerte”, Dios no juega a los dados con nuestros destinos, sino de un Plan que mueve galaxias y átomos, en el que estamos todos metidos aunque nuestros pequeños egos no entiendan gran cosa y emitan legítimas protestas. Tu tesoro está dentro y estás llegando hasta él por el camino más corto.

Escucha al Misterio de tu corazón y desde una amorosa rendición, déjate abrazar por Eso que eres.

Un abrazo,
José María Doria

Consulta de Patricia:

Estoy atravesando el desierto de mi noche oscura del alma

Hace ya dos años que creo estar atravesando el desierto de mi noche oscura del alma. Siento que nada tiene sentido: las palabras, el mundo que me rodea… todo me parece ajeno a mí. Me acerqué a lo transpersonal, y encontré cierto alivio.

Me pregunto: ¿quién soy?, ¿para qué estoy aquí?, ¿qué sentido tiene esto si todos y todo desaparecerá?, ¿cómo recuperar la ilusión?, ¿cómo aceptar emociones como el miedo a no tener identidad?… ¿Puedes responderme a estas preguntas?

Te sigo de cerca, leo mucho sobre ti, me resuenan tus palabras, me calman porque me siento identificada con ellas.

Gracias.

Un abrazo profundo.

Estimada Patricia,

Hay preguntas que nuestra mente pensante no puede responder porque en realidad no es el cometido de la misma. Nuestras preguntas sobre la existencia y el misterio de la creación bastan por sí mismas, ya que tarde o temprano, algo en nosotros encontrará silenciosas certezas.

Tal vez en algún momento de tu trayectoria familiar o personal hubo un cortocircuito del amor, y desde entonces quizás arrastras una desconexión que arrastra briznas de desánimo y desesperanza. En realidad, la noche oscura del alma que mencionas no suele durar más de lo necesario. Es por ello que si la percibimos como crónica, deberemos de investigar en nuestro interior psicológico si el algún momento atrás, hemos sumergido un duelo que no resuelto.

Sabemos que en todo cielo hay nubes y tormentas, pero tienen su ciclo, lo que significa que si seguimos sin disfrutar del calor del Sol en el corazón, es porque nuestras gafas se han oscurecido con protecciones y corazas emocionales. y asesto quizás lo que tiñe nuestro mirar de una sutil amargura que parece perpetuarse impidiendo vivirnos plenamente en primavera. Convendrá soltar la “mochila” que te pesa, y todo esto no es otra cosa que una reconciliación con nuestra capacidad de arriesgar y de amar.

En este sentido, el desarrollo transpersonal nos ayuda a madurar como personas y despertar el alma.

Y finalmente tal desarrollo puede contribuir a que nos permitamos ser más felices, al tiempo que trabajamos en la felicidad de otros.

Un abrazo,
José María Doria

ETIQUETAS
RELATED POSTS
JOSÉ MARÍA DORIA
ESCRITOR Y PSICOTERAPEUTA

Presidente-Fundador de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal y la Fundación para la Educación y el Desarrollo Transpersonal.

Suscríbete
¡Recibe los últimos artículos en tu email y las novedades de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal!
Calendario de Eventos
« agosto 2018 » loading...
L M X J V S D
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
Archivos
Próximos Eventos

No hay próximos eventos en este momento.

VISITA MI FACEBOOK
PÁGINAS AMIGAS