Observando

El dinero suficiente

By on 9 August, 2010

¿Acaso cree todavía alguien que llegar a ser rico en euros le convertirá en un ser feliz?

A mi regreso de Nepal, me sorprendí al observar el hecho de que al entrar en  mi casa, volvía a mirar todo lo que allí había con “ojos de principiante”. Me explicaré: sucedía que conforme pasaba la vista por las habitaciones, sentía con asombro que el yo que miraba, lo hacía sin antecedentes ni resquicio alguno de proyecciones memorizadas. Este hecho aparentemente inocente, me permitió descubrir la vida cotidiana con una mirada nueva, una mirada sin hábitos ni prejuicios y, de alguna manera, emitida desde una mente no condicionada.

De pronto me reconocí en un “punto cero”, un punto desde el que cada cosa aparecía con posibilidad de ser cuestionada, un punto en el que cada objeto que mis  ojos veían, podía ser de nuevo aceptado o bien ser retirado a la basura, sin vuelta. Parecía que todo aquello que mis ojos sobradamente conocían, era de pronto visto por vez primera. Me di cuenta de que algo en mi ser había activado otros ojos, los ojos de una identidad renovada.

¡Qué bonito era poder replantearme toda aquella atmósfera, y a la vez, tener la oportunidad de recrear el gran juego de mi existencia!

Reconozco que el hecho de hacer trekking por los Himalayas y salir del juego de mi agenda, había reseteado un programa muy profundo de mi propia persona, un programa relacionado con los hábitos condicionados y los muchos prejuicios que albergan las mochilas ocultas de nuestra propia mirada. Atrás quedaba la sonrisa chispeante de aquellos niños nepalíes correteando descalzos por las aceras, niños que nada tenían, excepto coleguitas en la calle, y a veces, la leche de una cabra. Lejos quedaban las gentes de aquellos poblados de alta montaña, gentes que sabían de Internet y de contemplación de la Naturaleza. Reconozco que esos pobres en renta per cápita, eran ricos no solo en sonrisa interna, sino también en el disfrute de una mente sosegada.

¿Qué significa para nuestra cultura la llamada “riqueza”?, ¿acaso nuestra mente tan solo la  asocia a escrituras de propiedad, títulos bursátiles y dígitos en varias cuentas? Si todavía así pensamos, y sobre todo, si asociamos lo que cada día realmente buscamos en pos de ella, siento que nos hemos despistado del camino unas cuantas leguas.

¿Quién todavía supone más feliz al Príncipe en su Palacio que al albañil en la obra? Tal vez sea hora de discernir lo que significa sentir paz profunda y cuáles realmente son las avenidas por las que la felicidad circula y nos encuentra. Suponemos a la riqueza como el hecho de disponer de más dinero que aquel que uno naturalmente precisa para desarrollarse y dar la salida a lo que su mente proyecta. Sin embargo la sabiduría avanza y el viejo paradigma de ¡Nunca es bastante! poco a poco, crisis tras crisis, se agrieta y desploma. Una nueva era amanece y con ella una nueva visión de la abundancia y la riqueza. Llega el tiempo de hacer bien las cosas pequeñas, el tiempo de aprender cada día, y de hacer algo por alguien sin esperar absolutamente nada.

Cambiemos la palabra riqueza por “prosperidad” y atribuyamos a ésta una energía creativa y dinámica. Un cambio que conduce a comprender la grandeza de aspirar  al “dinero suficiente”, el suficiente para actualizar nuestras capacidades y poder abrir todas las puertas que precisa nuestra variopinta persona. De esta forma tan orgánica en la que nunca falta ni sobra, disfrutaremos de una actitud más afín a la verdadera Excelencia. Seamos ricos en creatividad, ricos en amor e inteligencia, y ricos en servicio solidario a una Humanidad fraterna. Superemos el miedo que nos lleva al acumular y retener, y mantengamos la sobriedad justa que aporta sentido y consciencia a nuestra existencia. Vivamos en la confianza laboriosa y promotora, al tiempo que “soltamos y hacemos circular” toda la energía que nos llega.

Vivimos un tiempo en el que el Sistema necesita “ojos de principiante”, y no hace falta retirarse a los Himalayas para mirar de nuevo cosas tales que: “la cantidad lo justifica…”, “de esta nos forramos…”, algo que señala especulación y ciertos síntomas de anestesia. Programas como éste nos han desconectado de lo esencial, llevándonos al despiste y la locura colectiva. Recordemos el proverbio Zen: “un día sin trabajo es un día sin comida”, metáfora que señala otro alimento más sutil que los garbanzos, un alimento que nutre al alma al integrar el trabajo y la vida cotidiana. Cuidado con los empleos y negocios que tan solo reportan dinero, la factura que cobran es demasiado alta para la vida profunda de la persona. Recuperemos el propósito de servicio, el propósito de servir a todo ser humano y a la vida misma, servir en cualquier puesto por modesto que éste parezca, y centremos nuestra atención en la labor cotidiana bien hecha.

¿Hasta cuándo El Corte Inglés va a seguir sustituyendo a Platón para inspirar a este planeta?
¿Es ya el tiempo de esa luminosa “decepción” que enfoque más hacia dentro nuestra mirada?

TAGS
RELATED POSTS
0 Comments
  1. Reply

    paco arana

    9 August, 2010

    BANCO UNIVERSAL DE EMOCION Y CREATIVIDAD

    Bonos en ABUNDANCIA.

    El aumento de salario emocional es especialmente necesario en
    este tiempo.

    Esta provisión individual en salario emocional ,funciona tanto con empleados por cuenta agena, como con autónomos.

    Para solicitar bonos de manera gratuita,someta su negocio a minuciosa auditoria interna y acuda a cualquiera de las sucursales de su yo .

    Si así lo desea puede puede ponerse directamente en contacto con su corazón a cualquier hora del día o de la noche.

    No deje pasar esta oportunidad e invierta en felicidad.

    Nosotros también queremos ser tu banco .

  2. Reply

    ruth

    9 August, 2010

    Cuanto más tenemos más queremos es una realidad, somos víctimas y verdugos de una sociedad consumista y egoista en el que tener y poder es lo máximo a lo que aspirar, cada día vemos a más gente carente de valores y de dignidad, es facil caer en esta conciencia grupal y dificil salir, no todo el mundo tiene la suerte de salir de ese círculo vicioso y descubrir la felicidad, la verdadera de amor a la vida y a la humanidad.Cuando nacemos esto sucede de manera natural y si recibimos amor vamos por la vida dando amor y confiados, desgraciadamente no se da siempre y menos en estos tiempos en que los niños se tienen que apañar solos esto nos vuelve más egoistas y desapegados con el mundo, más narcisistas.Pero la evolución se puede convertir en ún propósito y aprendiendo de nuestras caidas encontrar el verdadero sentido de la existencia,realmente la felicidadad se crea a partir de un pensmiento que genera una emoción solo hay que elegir los pensamientos positivos como el amor o la fraternidad.Todo es posible si se cultiva.
    Un abrazo a tod@s

  3. Reply

    Javier del Rio

    13 August, 2010

    Me quedo con dos palabras que practico poco, sobriedad y servicio.
    La primera me suena a antiguos tiempos y ecos, la segunda más nueva, aunque con más solera , me permite reciclarme en serio.
    Y me pregunto ¿el servicio es compromiso? ¿la sobriedad es tacañeria? y la respuesta viene en la prosperidad bien entendida, en la abundancia bien repartida, en el saber recibir del que más tiene y en el saber dar al que te pide con sus ojos o en su mano tendida.
    Nada es gratuito es ley de vida, pero todo es valorable desde los ojos que aman, con otra escala que demanda sobriedad de juicio y formas, para poder ser mendigo o benefactor de cuerpos y almas, cuando vamos a atravesar el dintel del templo sagrado, y abrir el corazón que desde dentro nos llama.

  4. Reply

    Paz Martín

    10 September, 2010

    Después de conocer a José M. Doria, ya nada volvió a ser igual, después de tantos años de miedo y oscuridad tuve ocasión de “ponerme en sus manos” y ¡¡que descubrimiento!!, bueno … desde entonces comence a aprender, comencé el camino, a veces con demasiadas piedras pero, ya se como poder rodearlas o saltarlas o quitarlas de enmedio.
    La sensación que tuvo a la vuelta de Nepal, la tuve yo después de estar una semana en coma, un mes el hospital, cuándo comence a volver en mi, poco a poco me daba cuenta de quien era, como era hasta el reloj que había en la habitación y para que servía, quienes eran los que me visitaban apenas unos minutos al día y que vinculos me unian a ellos. Una esperiencia maravillosa, de repente volví a nacer otra vez!!
    Estos dos acontecimientos han sido los dos grandes hitos que cambiaron totalmente mi vida.
    Desde aquí, gracias Jose María, gracias por ser tu, gracias por estar ahí. Un abrazo.

  5. Reply

    etxe-berri

    18 September, 2010

    Lucido post. Complejo concepto, de simple, complejo.
    Que es lo suficiente? Solo un ego sano puede discernir esa sutil frontera.
    El dinero y su espesa energía, se infiltra en nuestras vidas haciendo hoy insuficiente lo que ayer era sobrado.
    Quizás pasa por la necesidad de experimentar en las propias carnes su carácter invasivo, de pesada mochila que nos impide vuelos más ligeros.
    El cazador deja de cazar para alimentar a su tribu y empieza a acumular las piezas como puro trofeo de caza con su consiguiente hedor.
    Tal vez quiere mostrar a la sociedad su habilidad con el arco y las flechas más allá de cubrir las necesidades de sus cachorros.
    Tal vez quiere mostrar que lleva más perdices colgadas de su percha que su compañero de cacería.
    Igual que el exceso de carnes rojas produce la gota y el de dulces la diabetes, este exceso produce una sutil ceguera de emociones mas profundas.
    Es de alguna forma un estado de pubertad que no atiende a razones y que quiere y tal vez necesita, experimentar por si mismo los efectos de esta potente droga que se ha establecido como paradigma de la sociedad “evolucionada” y que se transmite generación tras generación como un pendiente de la escasez de los ancestros.
    Solo la sequedad de los desiertos de petróleo nos puede hacer añorar la frescura de los valles verdes.
    La trampa puede residir en una cultura que lo asocia al logro como unidad de medición y el logro nunca es suficiente.
    Parece que poner limitaciones con la palabra suficiente rompería el equilibrio productivista del mundo occidental que ya esta causando también estragos en las economías emergentes.
    Los chinos no quieren cumplir los compromisos de Kioto porque quieren experimentar la sobranza occidental de la que han estado privados siglos. Ahora les toca contaminar a ellos.
    Este concepto del dinero suficiente no puede ser bien digerido por aquellos que aun no han “disfrutado” de esos laureles por que no conocen su energía. Como las monjas de clausura no podrían escribir tratados sobre sobre hedonismo.
    Tampoco es un discurso fácil para los que podrían estar de vuelta del espejismo del vellocino de oro porque podrían tener la fácil respuesta, de… ok pero déjame antes experimentarlo a mi también.
    Quizás podríamos encontrar un rayo de luz si no ponemos límites a nuestra creatividad generadora de riqueza y supiésemos aplicar a otras despensas el fruto sobrante de nuestra cacería. No solo un rayo de luz sino quizás hasta una motivación mucho más profunda.

LEAVE A COMMENT

JOSÉ MARÍA DORIA
ESCRITOR Y PSICOTERAPEUTA

Presidente-Fundador de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal y la Fundación para la Educación y el Desarrollo Transpersonal.

Suscríbete
¡Recibe los últimos artículos en tu email y las novedades de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal!
Calendario de Eventos
« January 2018 » loading...
M T W T F S S
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
Archives
Próximos Eventos

There are no upcoming events at this time.

ARTÍCULOS RECIENTES
VISITA MI FACEBOOK
PÁGINAS AMIGAS