El monje urbano y los santos del siglo XXI
Observando

El monje urbano y los santos del siglo XXI

Por el 2 agosto, 2010

¿Conoce usted algún ser comprometido con su espíritu, en el asfalto urbanita?
¿Acaso creemos que para encontrar un alma grande hay que viajar a Roma o a India?

Cada día recorren nuestras calles un mayor número de personas con una irrenunciable vocación de búsqueda espiritual. Se trata de seres que se preparan, de manera entregada, a prácticas contemplativas y yóguicas. Son seres que descubren libros y profesores con los cuales, más que aprender, sienten que “recuerdan” todo aquello que, en algún momento, sintieron sus almas.

Quien conoce a este grupo de seres en proceso de despertar, puede afirmar que el común denominador de sus vidas es la vocación de servicio, vocación que a todos sus actos moviliza. Son personas que se sienten discípulos de carrera, una carrera espiritual en la que se matricularon en algún momento en el que brillaban las estrellas de sus moradas internas. Puede decirse que sus vidas tienen sentido, un sentido que les motiva a descubrir y compartir, algo realizado con una entrega sin límites, una entrega a lo que el camino en cada momento señale a través de causalidades y sincronías.

Y así como en el pasado, aquél que se buscaba a sí mismo, caminaba de la mano de su religión y se apartaba del mundo, actualmente quienes “buscan”, caminan tan solo bajo la guía de su maestro interno, aunque a veces tomen como modelo las maestrías de los seres que durante un tiempo los acompañan. Son los nuevos servidores del mundo, seres que se retiran durante determinados espacios de tiempo, un tiempo en el que el silencio, la atención y las enseñanzas, cargan de energía sutil las baterías de sus almas. Más tarde, cada uno vuelve al mundo e irradia consciencia a quien lo necesita.

Son peregrinos que tras hacer el viaje iniciático y un día poder entrar a recrearse en la paz profunda del nirvana, sintieron una gran compasión por todos aquellos seres sufrientes que quedaban fuera, como víctimas de la ignorancia e inconsciencia. En aquél momento de fraternal sentir, la compasión profunda les llevó a prometerse que no entrarían en tal nivel de liberación, hasta que todos los seres vivos encontraran el camino de vuelta a casa. Una decisión de amor profundo que acompaña dando sentido a sus vidas, decisión que les conduce a dejar los retiros silenciosos y “volver al mundo” disfrazados de profesionales de cualquier área. Son seres que llevan en lo más profundo de su ser, un plan para aliviar el dolor, y señalar el camino a los que a ellos llegan.

Y si bien en un principio, la llamada vocacional de esta santidad civil fue sentida casi en su totalidad tan solo por mujeres, en este nuevo siglo, es cada vez mayor el número de hombres que integrando polos, dedican sus vidas al crecimiento interior, ajustando sus acciones en íntima coherencia. Y si bien para entrar en el proceso de despertar, la puerta de entrada era el dolor y la soledad de una gran pérdida, en el siglo XXI las puertas no se abren tan solo ante la tragedia, sino que también la llamada se percibe como un conjunto de señales del corazón que un día, de pronto, hacen encajar todas las piezas.

Hombres y mujeres anónimos que no buscan riqueza sino sabiduría en una mente creativa y sosegada, seres que no buscan reconocimiento sino la gratificación de sentirse útiles a la expansión de conciencia. En realidad se trata de personas que aunque meditan a diario, y mantienen su atención durante toda la jornada, saben de las gratificaciones del sexo consciente y de cuándo tomar una copa.

Su asignatura fundamental es crecer desde el alma, y desde ahí, trabajar por la Humanidad de forma anónima y silenciosa. Se saben discípulos de por vida, al tiempo que “cuando toca”, expresan sus enseñanzas. Sus ámbitos preferidos se encuentran en los mundos de la terapia y la educación, campos en donde las personas buscan alivio y abren sus corazones a la buena nueva que, poco a poco, los libera.

Estos monjes y monjas urbanos no son amigos de juicios ni de críticas, en general no toman partido en la política, y si lo toman es porque buscan plataformas de servicio al mundo, plataformas más eficaces y válidas. En realidad, estos monjes y monjas del siglo XXI se encuentran en todos los campos de la existencia. Puede decirse que como profesionales del darse cuenta, son los aristócratas de la conciencia planetaria.

¿Pasó alguno de estos especímenes por su vida?
¿Acaso se reconoce usted como miembro invisible de esta lúcida masa crítica?

ETIQUETAS
RELATED POSTS
0 Comentarios
  1. ruth

    2 agosto, 2010

    Para mi la vida es un aprendizaje constante, he aprendido a saborear el combate y me encanta, intento aprender de cada experiencia y de cada persona, todos tenemos algo que enseñar creo yo, si vives así la vida cambía te transforma y lo hace ha´cia el exterior, lo importante es el amor que puedes tener dando y dándote al mundo, es una fuente inagotable de alegría.Trabajo con gente que está en desventaja social y me aportan tanto o más que lo que pueda dar, muchas veces sí me siento parte de mi misión particular de desarrollo, otras hasta egoista de pensar así, solo sigo los pasos que me dicta el corazón y actuo en consecuencia.Maestros no muchos es dificil encontrarlos, ojalá me encontrase más, gracias a está página por lo menos sigo tus enseñanzas por lo demás vivir la vida que me llama cada día con algo que descubrir y aprender.
    Un abrazo a tod@s

  2. Miren

    3 agosto, 2010

    Gracias Jose María. Me siento reconocida, al igual que reconozco a much@s de mis compañer@s en este artículo. Y aunque, como bien dices, “est@s hombres y mujeres no buscamos el reconocimiento sino la gratificación de sentirnos útiles a la expansión de conciencia”, también es cierto que me considero dentro del “grupo de seres EN PROCESO de despertar”… y en esta especie de ” letargo-luminoso” , mi ego agracede sentirse reconocido.

    Gracias, también, por formar parte de ese grupo de seres extraordinarios y acompañantes con quienes tenemos el gran honor de compartir su maestría.

    Un abrazo de corazón

  3. leonor

    4 agosto, 2010

    Creo que es la primera vez que oigo (o mejor dicho: leo) la palabra “monja” y no me rechina.
    Hasta ahora mi experiencia asociada a esta palabra no ha sido muy positiva.: estudié durante 10 años en un colegio de monjas y quisieron reclutarme para formar parte de su comunidad, salí corriendo; una de mis tías es monja y viajé mucho con ella, ni que decir tiene que acabe harta de oír la frasecita de “quién duerme en clausura, monja segura”, posteriormente estudié enfermería y uno de los catedráticos, a modo de piropo dijo “esta niña tiene cara de monja” ( me aclararon que para el solo existían dos tipos de mujeres: las putas y las monjas), pero yo no lo tomé como algo positivo, sino como una ofensa.; a lo largo de mi vida profesional he dado muchas explicaciones y razones para que quedara claro que era enfermera, no monja.
    Y ahora, leo tu artículo José María y resulta que quiero formar parte de esa Comunidad. Desde que salí corriendo la primera vez, no he parado para ver porqué me perseguía y darle la oportunidad de expresarse. Gracias

  4. luisangel

    5 agosto, 2010

    Me siento identificado con este artículo, tal vez sea el reconocimiento de lo que el alma sabe, como se comenta en el artículo. Estupendo artículo, José María.

    Un abrazo.

  5. Pascual

    22 diciembre, 2010

    Veo esta web como parada. Andaba yo buscando “monjes urbanos” y encontré esto, que me ha parecido fenomenal. Pero no sé si tras esta puerta hay alguien. así que llamo…por si alguien me contesta.

  6. Joana

    9 enero, 2011

    Así es. La puerta está abierta, no hace falta ni que llames.Abrazos.

JOSÉ MARÍA DORIA
ESCRITOR Y PSICOTERAPEUTA

Presidente-Fundador de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal y la Fundación para la Educación y el Desarrollo Transpersonal.

Suscríbete
¡Recibe los últimos artículos en tu email y las novedades de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal!
Calendario de Eventos
« agosto 2018 » loading...
L M X J V S D
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
Archivos
Próximos Eventos

No hay próximos eventos en este momento.

VISITA MI FACEBOOK
PÁGINAS AMIGAS