Observando

Estrategias manipuladoras

Por el 7 febrero, 2011

¿Qué sientes al pasar por ese teatro llamado “Control de Seguridad” del aeropuerto?
¿Te sientes “ciudadano ejemplar” que asume y no cuestiona?
¿Piensas que el paripé que se organiza es realmente para disuadir a terroristas de Al Kaeda?

Celebremos lo seguros que se sienten los viajeros con el numerito que se monta el control de seguridad, como por ejemplo en el aeropuerto internacional de Barajas. ¡Qué bien! ¡Lo seguro que es viajar ahora! decían el otro día Don Venancio y Doña Paca, tal vez tras recordar lo que nos cuenta la TV acerca de lo mal que está el mundo por ahí fuera.

Hay que ver lo dóciles y mansas que resultan las gentes haciendo cola para quitarse el cinturón, tirar un frasco de perfume a la basura, o paralizar la fila porque en el fondo del bolso brilla un peine metálico, es decir un arma arrojadiza al más puro estilo ninja. Pero Doña Paca suspira, en realidad todo ese cansino ritual dice, “es por nuestro bien”. Por nuestro bien nos hacen descalzarnos y caminar sujetándonos los pantalones. ¡No vaya a ser que los tacones escondan un arma sofisticada!

¡Qué feliz es el mundo con estos aparatos de seguridad de vanguardia! ¡Ni un sillón de dentista de la calle Serrano posee tanta tecnología como la que protege al dócil viajero en el Aeropuerto de Barajas! Y sucede que cuando estamos en la cola vaciándonos los bolsillos de monedas, móviles y gafas, solo se nos ocurre decir: “Gracias”. Gracias al aparato que nos tira, mecheros y tijeras para salvar tantas vidas humanas.

Afortunadamente Doña Paca y Don Venancio viven tranquilos porque no suelen dejarse caer por los butacones de Primera. Sin embargo sucedió un día que la doña en pleno vuelo, buscando los servicios con cierta urgencia, traspasó la cortina fronteriza y puso un pie en Primera… ¡Horror!, cundió la alarma… ¿qué sucedió ante tan amenazante entrada? Muy simple, sucedió que una milicia de aeromozos uniformados flanquearon su entrada con cara indignada. ¡Qué bonito fue ver como estos chicos guapos cumplieron su papel, todos a una, como legionarios en disciplinada guardia! Sin embargo, y eso es lo terrible… nadie pudo evitar que Doña Paca viese algo que su retina ya nunca olvidaría… Doña Paca vio como los viajeros tras la cortina… comían una gruesa carne roja cortada con cuchillo puntiagudo, cuchillo de moderno acero y sierra bien afilada, cuchillo cuya hoja brillante emitía destellos que reflejaban el sol de la tarde que por las ventanillas entraba

Por lo que más tarde Don Venancio pudo averiguar, se trata de un secreto set de cubiertos metálicos que junto con platos de nombre francés, habitan en ese lugar neutral llamado “Primera”, lugar esotérico en el que no hay plásticos, ni paranoicos ni terroristas. Se trata de un set de cuchillo, cuchara y tenedor de tres púas, púas capaces de atravesar el confit de pato, muslito de la misma dureza que el de cualquier inocente azafata.

No seamos malpensados. Nadie tiene por qué enterarse de que en ese extraño lugar de Primera se reparten cuchillos de hoja afilada. Tampoco se trata de decirles a las masas que en las tiendas que se hallan tras ese rito de los Rayos X, rito orquestado por seres que al menor pitido te palpan, entran cada día cientos de cajones precintados llenos de artículos y varillas metálicas en el armazón de las nuevas maletas a la venta… Menos mal que los trabajadores del aeropuerto ni siquiera colarían un “cortaúñas”, para subastar al mejor postor de Al Kaeda.

¿Cómo explicar semejante novela? Veamos que dice Avram Noam Chomsky al señalar las estrategias de manipulación mediática de su libro “Armas silenciosas para guerras tranquilas”: 1 La estrategia de la distracción, es decir desviar la atención del público inundándolo de continuas distracciones e insignificantes noticias. 2 El crear problemas y después ofrecer soluciones como por ejemplo, crear inseguridad ciudadana para que el público pida medidas que restrinjan la libertad de las personas. 3 El mantener al público en la ignorancia y la mediocridad haciendo que éste sea incapaz de comprender las tecnologías que lo controlan y esclavizan. 4 El estimular la moda de ser estúpido y vulgar, bien sea idealizando a en programas de TV a personas que se muestran como mediocres y bobas. 5 El reforzar la culpabilidad de hacer creer al individuo que solo él es el culpable de su desgracia, una forma de reforzar así la insuficiencia de su inteligencia, haciendo que éste se auto invalide y se inhiba. 6 El dirigirse al público como criaturas de poca edad, desprovistas de sentido crítico, utilizando discursos y tonos infantilizadores que sugestionan e influyen en el nivel de las respuestas.

Grandes armas de un Sistema que vela por su perpetuidad, manipulando el refuerzo del miedo, un miedo que mantiene el adormecimiento y la ignorancia. Afortunadamente, cada día hay más personas que invierten en consciencia, seres que cultivan un darse cuenta que se expande imparable, un darse cuenta nacido del ser profundo que disuelve temores difusos, al tiempo que aporta discernimiento y confianza. Honremos a quienes están despertando y se sienten interesados en la travesía de la niebla. Honremos ese crecer integral que erradica el miedo y clama por una vida que investiga, contempla y ama.

Comencemos por crecer silenciosamente y a solas.

Tal vez, de uno en uno, la masa crítica de despiertos expandirá imparable la consciencia.

ETIQUETAS
RELATED POSTS
0 Comentarios
  1. Leonor

    7 febrero, 2011

    Recuerdo la cara de un chaval al que registraron la mochila, en un aeropuerto extranjero; su cara reflejaba miedo, al igual que sus palabras «no son mias las figuritas, son de mi padre», «quedaros conmigo, no hablo inglés».
    Si al miedo lo llevas delante, te impide avanzar; quizás por eso sea una buena arma, en manos de los que ostentan algún tipo de poder, para protegerse y frenar el avance ; tampoco es deseable llevarlo detrás, porque te empuja a hacer cosas que no harías; quizás el miedo es conveniente llevarlo al lado, para ser prudente

  2. miren

    8 febrero, 2011

    Buenos días:
    No hay manipulador/a sin manipulad@. El verdadero poder no lo ejerce quien utiliza a l@s demás, sino quienes, pudiendo evitarlo, se dejan arrastrar por el temor a no ser aceptad@s, reconocid@s, valorad@s o querid@s, acatando sin objeciones lo que otr@s les ordenan cumplir.
    La amenaza velada del posible uso de la fuerza puede resultar incluso más efectiva que el propio uso en sí. Dejamos que el temor al ridículo y a llamar la atención se adueñe de nuestra persona, prefiriendo, en demasiadas ocasiones, permitir que otr@s decidan por nosotr@s (sin supervisar, siquiera, la idoneidad o no de tales deciones delegadas). La comodidad que ofrece tal delegacionismo es tremenda y resulta complicado resistirse a ella.
    Sin embargo, las consecuencias que a lo largo del tiempo vamos acumulando por tal actitud, nos pueden ayudar a ir despertando poquico a poquico de semejante letargo.
    El precio de la libertad es alto, el de la pasividad sumisa es mortal
    Un abrazo.

  3. Andres

    9 febrero, 2011

    Es cierto que hay en la Sociedad estrategias manipuladoras.Casi todos los miembros de la sociedad las hacen.Solo que uno ve las de los demas y no es consciente de las suyas.En una sociedad como la española la gente es demasiado inculta para darse cuenta de las manipulaciones.El problema que para que te manipulen es porque tu te dejas manipular, te dejas convencer, y eso es que no has renacido aun

  4. ¿Psicológicamente Seguros?

    10 febrero, 2011

    Jiddu Krishnamurti:
    «En el animal, en el bebe, en el niño, es muy fuerte el impulso a sentirse físicamente seguros, y la mayoría de nosotros exigimos sentirnos psicológicamente seguros, queremos estar seguros, ciertos.

    Por eso somos competidores, por eso somos celosos, tenemos codicia, envidia, somos brutales; por eso nos preocupamos tanto de cosas que nada importan.

    Esta demanda insistente de seguridad psicológicamente ha existido durante millones de años, y nunca hemos investigado su verdad.

    Hemos dado por sentado que debemos tener seguridad psicológica en nuestra relación con nuestra familia, con nuestra esposa o nuestro marido, con los hijos, con la propiedad, con lo que llamamos Dios.

    A toda costa queremos sentirnos seguros.»

  5. ¿Psicológicamente Seguros?

    10 febrero, 2011

    Jiddu Krishnamurti :
    «Ahora bien, yo quiero estar en comunión con esta demanda de seguridad psicológica, porque es un problema real.

    El no sentirnos psicológicamente seguros significa, para la mayoría de nosotros, hundirnos, o bien volvernos neuróticos, raros. Podéis ver esa mirada peculiar en la cara de muchas personas.

    Quiero descubrir la verdad del asunto, quiero comprender toda esta exigencia de seguridad; pues es el deseo de estar seguro en la relación lo que engendra celos, ansiedad, lo que hace surgir el odio y la desdicha en que vivimos la mayoría de nosotros.

    Y habiendo exigido seguridad durante tantos millones de años, ¿cómo va la mente, estando tan condicionada, a descubrir la verdad de la seguridad?

    Para descubrir su verdad, ciertamente, tengo que estar en comunión con ella.
    No puede decírmelo otra persona.
    Eso sería demasiado tonto.

    Tengo que aprender yo mismo sobre ello, tengo que investigarlo, descubrirlo; tengo que estar en completa intimidad con esta exigencia de seguridad; si no, nunca sabré si existe o no eso de la seguridad.

    Éste es probablemente el gran problema para la mayoría de nosotros. Si descubro que no existe la seguridad en absoluto, entonces no hay problema. Entonces estoy fuera de esta batalla por la seguridad, y, por lo tanto, mi acción en la relación humana es enteramente distinta.»

    Si el avión puede explotar en el aire, explotará y yo no convierto esto en un problema, no odio a nadie, no me vuelvo desconfiado, ni me influye lo que los poderosos puedan hacerme o decirme…

    Si yo no tuviera miedo, si yo no tuviera necesidad de estar seguro, nadie podría manipularme con miedo…

  6. paco

    11 febrero, 2011

    El miedo mata más que el tiempo
    yo tengo intención de ir a Berkeley con mis padres este verano a ver a mi hermano en un viaje de placer y me doy cuenta del tiempo que le doy a a las compañías de bajo coste , la salida internacional de Barajas , la migra de los USA , las bandas de sotuh Compton ,la temporada de huracanes , la falla San Andrés y el fin del mundo que alguien ha adelantado para este mayo.

    Observo mi miedo y sonrío

    hoy es un buen día para morir
    ( Gerónimo )

  7. Tienes Mucho Que Aprender De Tus Enemigos

    11 febrero, 2011

    Echart Tolle en «Un Nuevo mundo, ahora»:

    «Todo esto es tremendamente satisfactorio para el Ego. Refuerza la sensación de separación entre tú y el otro, cuya condición «ajena» ha quedado magnificada en tal medida que ya no puedes sentir vuestra humanidad común ni las raíces comunes de la Vida única que copartes con todo ser humano, vuestra divinidad común.

    Las paútas egóticas concretas de otros ante las que reaccionas con más fuerza y que confundes con su identidad tienden a ser las mismas pautas que hay en ti, pero eres incapaz de identificarlas en ti mismo, o te niegas a hacerlo. En ese sentido, tienes mucho que aprender de tus enemigos.»

    El EGO del autor del artículo ha reforzado la sensación de separación de mi EGO hacía los que me obligan a pasar por los arcos detectores, los que me obligan a descalzarme, a soltarme el cinturón o a tirar el frasco de prefume a la basura. Pero también me ha reforzado la sensación de separación de mí EGO hacia los que viajan en primera, hacia los que organizan las normas en las compañías aereas, hacia las autoridades que redactan las leyes y las hacen cumplir, hacía…

    El EGO del autor ha creado (entre otros) dos EGOS colectivos: el de los que están de acuerdo con su opinión o punto de vista y el de los que los que establecen las normas y las hacen cumplir.

    Y sobre esto Tolle señala: «Las dos partes creen que están en posesión de la verdad. Las dos consideran que ellos son las víctimas y que el «otro» es malo y, como han reducido al otro a un concepto y lo han deshumanizado por ser el enemigo, pueden matarlo o infligirle toda clase de violencias, incluso a los niños sin sentir su humanidad y su sufrimiento.»

  8. Pasar por el "Control de Seguridad"

    13 febrero, 2011

    «¿Qué sientes al pasar por ese teatro llamado “Control de Seguridad” del aeropuerto?»

    El hecho es que si quiero volar tengo que pasar, tengo que cumplir los requisitos que las autoridades han impuesto.

    ¿Qué siento? ¿A quién le importa lo que siento? Creo que a mi ego.

    Tolle dice: «Hay personas que siempre están esperando la próxima cosa contra la que reaccionar, por la que sentirse molestos o perturbados… y nunca tardan en encontrarla: dicen. . , Son adictos a la indignación y la ira como otros lo son a las drogas. Al reaccionar contra esto o lo otro, afirman y refuerzan su sesación del yo.»

    Es por tanto la imagen que tengo de mi es la que veo cuestionada, humillada, ofendida, menospreciada… cuando me hacen pasar por ese Control de Seguridad. «La causa del sufrimiento es la imagen que tengo de mí mismo» (j. Krishnamurti)

    Por lo tanto ¿qué consigo enfrentándome internamente a algo que externamente es un hecho, alqgo que , si quiero volar, tengo que Provocar mi propio sufrimiento sin obtener nada a cambio. Una reacción inconsciente. La locura a la que me arrastra mi ego… cada vez que me dejo poseer por sus garras.

    Asumido esto y aplicando la conciencia para no reaccionar ante las presuntas heridas u ofensas que puedo sentir en la imagen mental que me he hecho de mí, las otras dos preguntas carecen de interés… salvo que yo fuera un diputado o una autoridad de avición civil capaz de hacer cambiar las normas de seguridad que todos los paises se han dado para aceptar pasajeros en los vuelos de sus compañías…

  9. Pasar por el "Control de Seguridad"

    13 febrero, 2011

    El parrafo citado de Eckhart Tolle ha salido incompleto. Lo que escribe en el capitulo El Nucleo del Ego del libro UN NUEVO MUNDO AHORA ES:

    «“Hay personas que siempre están esperando la próxima cosa contra la que reaccionar, por la que sentirse molestos o perturbados… y nunca tardan en encontrarla: «Esto es indignante» dicen. . , «¿Cómo te atreves?» «No te lo tolero». Son adictos a la indignación y la ira como otros lo son a las drogas. Al reaccionar contra esto o lo otro, afirman y refuerzan su sesación del yo.”

    Podríamos añadir algo que escribe E. Tolle en el mismo caítulo pero un poco más adelante:

    «Reconoce el ego como lo que es, una disfunción colectiva, la locura de la mente humana. Cuando reconoces lo que es dejas de confundirlo con la identidad de alguien.Cuando ves el ego como lo que es dejas de reaccionar ante él. Ya no te lo tomas como algo personal. No hay quejas, culpas, acusaciones ni descalificaciones. NADIE ESTÁ EQUIVOCADO. SÓLO LO ESTÁ EL EGO DE ALGUIEN.Cuando te das cuenta que todos suferen la misma enfermedad de la mente, algunos con más gravedad que otros, surge la compasión. Ya no alimentas más el drama que froma parte de todas las relaciones egóticas. ¿Cuál es su alimento? La tendencia a reaccionar en lugar de actuar. El ego se nutre de ella.»

  10. Andres

    14 febrero, 2011

    Pues en la vida, aparte de la espiritualidad, tambien esta la realidad y el pragmatismo.La capacidad de reaccion depende de la capacidad de tener acceso al conocimiento.Siendo «inculto» eres siempre estafado y engañado

  11. fran Rosmarino

    28 febrero, 2011

    El actual caos, el desequilibrio, la confusión, la desintegración de las instituciones y de los gobiernos, sean quizás los dolores provocados por un mundo en gestación. Hay muchas razones para creer que sufrimos los dolores de parto de una nueva era. De ser así, estamos participando también en el nacimiento de un nuevo ser humano, capaz de vivir en esa nueva era, en ese mundo transformado.
    ¿Cuál es la razón por la cual nosotros, como individuos, como naciones, como culturas, estamos experimentando trastornos semejantes? Estoy convencido de que se debe a una cantidad de significativos cambios de paradigma, que están aconteciendo simultáneamente.Lo inevitable de tales cambios ha hecho estremecer los cimientos de nuestra existencia física, psicológica, económica y espiritual.Los antiguos modelos se han desvanecido y esto nos tiene inquietos e indecisos. La realidad como la hemos conocido, el mundo de la materia, el tiempo, el espacio ha dejado de existir, al menos en un sentido fundamental.El hombre mismo no puede seguir siendo considerado como una gran computadora, un manojo mecánico de estímulos y respuestas. Nuestra concepción de la persona se enfrenta a drásticos cambios. Tal persona posee potencialidades inimaginadas hasta ahora. La inteligencia no consciente del ser humano demuestra vastísimas capacidades.Puede controlar funciones corporales, puede curar enfermedades, puede crear nuevas realidades. Puede adentrarse en el futuro, ver cosas a enorme distancia, transmitir ideas directamente.Tal persona está logrando tanto una nueva conciencia de su fortaleza y poder, como el reconocimiento de que lo único constante en la vida es el proceso de cambio.
    Todo indica que debemos percibir al individuo como una persona en constante transformación, una persona trascendente. Este es un nuevo mundo hacia el que inevitablemente nos desplazamos. Un mundo en el cual la realidad, según la hemos conocido, ha desaparecido; en el cual la ciencia, según la hemos conocido, se ha tornado parte de una totalidad mucho más misteriosa y mística; en el cual el individuo como máquina comprensible de músculos, nervios y cerebro, ha cedido su lugar a un misterioso ser con increíbles capacidades y en constante transformación. No es de extrañar entonces que estemos confusos, entre arrogantes y aterrorizados, caóticos en nuestras intenciones, en medio de cambios sociales que parecen fuera de nuestro control. Nos confrontamos a una combinación de cambios de paradigma que puede ser más poderosa que todo lo hasta hoy conocido en la historia del hombre.

JOSÉ MARÍA DORIA

Presidente-Fundador de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal y la Fundación para la Educación y el Desarrollo Transpersonal.

Suscríbete
¡Recibe los últimos artículos de mi blog en tu email!
Archivos
VISITA MI FACEBOOK
PÁGINAS AMIGAS