Mamá, quiero dormir en tu cama
Descubriendo

Mamá, quiero dormir en tu cama

Por el 16 enero, 2012
Acabo de llegar de un viaje por Tailandia, India y Butan, y tras vislumbrar otras formas de pensar y hacer, me pregunto entre otras cosas, si el modelo que tenemos en occidente de criar a un niño, es el más sano y qué consecuencias puede acarrear nuestra manera de hacer las cosas.

¿Conviene separar al niño de la madre desde que prácticamente nace?, ¿qué tal resulta proceder a transportarlo en un carrito asimismo separado, y ponerle una habitación para él solo con la esperanza de que sea independiente y poco a poco se ventile por su cuenta?

A diferencia de otras muchas culturas, aquí por ejemplo en India, el bebé no se separa de la madre ni siquiera en los desplazamientos, ya que habitualmente se lo lleva pegadito y a cuestas. En tales culturas el niño duerme con los padres hasta que quiera salir, una salida hacia su privacidad que suele ocurrir de forma natural y conforme se va haciendo persona.

En este sentido evoquemos lo que hace la tigresa con sus cachorros. En principio y mientras no pueden valerse por sí mismos, les gruñe y mordisquea para que no se alejen de su lado, y sin embargo cuando estos han crecido, les muerde de igual forma  y con dureza, pero en este caso para que no se acerquen, para que aprendan a cazar y se busquen la vida por su cuenta.

¿Acaso el dormir con los padres o el no hacerlo, tiene más que ver con las necesidades de los padres, que con el desarrollo natural de los hijos? Me pregunto asimismo si el hecho de que el niño duerma en su propia habitación es debido tan solo un tema de espacio, es decir, un tema puramente económico, o a una optimización emocional de su desarrollo. Recordemos el gran peso que tiene cada cultura, ya que como seres humanos somos en realidad más “culturales” que “naturales”.

¿Qué sucede en nuestra civilización si el niño de noche llora? En general sucede que los padres más leídos tras pasar lista a posibles causas biológicas y diagnosticar apego y mimos, aguanten horas sin intervenir, y lo dejen llorar hasta que una vez rendido y sin esperanza, se duerma y además aprenda. Otros por el contrario, acuden junto al niño y cantando nanas, mecen la cuna con resignación hasta la madrugada.

Lo que sí parece frecuente es que a poco que el niño trate de dormir en la cama de los papis, y estos, como último recurso acepten su entrada en ella, será rápidamente exiliado a su correspondiente cama, entre otras cosas por aquello de que Freud puede tener razón y conformen un enfermizo vínculo edípico, o como poco una retorcida Electra.

Y más allá de las separaciones y divorcios, así como de la desestructuración actual de la familia como concepto primario de convivencia, me pregunto, ¿acaso el no establecer el contacto físico y emocional con el niño en la medida que su naturaleza demanda, impide el desarrollo de un ego sano?, ¿por qué en nuestra cultura se dan tantas crisis de identidad y problemas de relación por ego?, ¿más Prozac y menos contacto?, ¿cómo integrar actitudes antagónicas?

El individualismo occidental que tanto nos ha permitido competir y superarnos, se expresa en modelos educativos de crianza individualista. Si a esto añadimos que muchos padres vuelven cansados de su jornada laboral y además les cuesta sintonizar con el espontáneo y creativo mundo infantil, respiraremos ante la consola de videojuegos, los ordenadores y la TV, que finalmente son los nuevos canguros psicológicos que “liberan” a los padres por algunas horas.

De hecho, como cultura batiremos marcas y seremos los amos militares de la manada, pero en demasiados casos estamos atascados. No solo en la obesidad y la depresión, sino en la inmadurez emocional, es decir, en la necesidad exagerada de atención y refuerzo de un ego que creció insuficientemente, un ego a menudo carenciado del contacto como fuente de amor e impulso de desarrollo sobre su propia naturaleza.

Los niños de la sociedad tercermundista, en cuanto acaban sus horas de instrucción oficial y reglada, acompañan en el taxi al padre que así se gane la vida, u ordeñan una cabra con la abuela. Es decir, ayudan los padres en sus oficios y conforman redes neuronales acerca de la vida comunitaria, redes que no envidian a las que se generan a menudo en pequeños pisitos recalentados y en excesivas horas de aula. De la misma forma que mucha gente no quiere tener perros grandes en su casa porque siente que no es su hábitat natural, ¿acaso en el modelo de vida de una ciudad trepidante y ansiosa, agrada criar hijos de forma sana e integrada?

Sin embargo el modelo que exportamos parece que crece imparable. Observo que ese milenario Oriente está ingenuamente fascinado por la cultura occidental, es decir, por su individualismo a ultranza, por la tecnología cada vez más sofisticada, por la libertad de la mujer que ya sin marido puede tirar adelante sola, y por una sociedad que de forma racional ha dicho adiós a las amenazas del más allá y a la superstición mítica. Y unido a lo dicho, llegan las promesas de una sexualidad liberada que no paga peaje en forma de castigo ni culpa derivada.

Reconozcamos el mérito de un Occidente que ha logrado conquistar un grado de razón y ciencia como para liberar a sus habitantes de la esclavitud que conlleva la ignorancia. Y su gran triunfo ha sido la universalización del conocimiento, un regalo que ha permitido a muchos millones de seres salir de la miseria y conformar esa privilegiada clase media que los países en vías desarrollo, sueñan. Sin embargo la otra cara de la moneda en el mundo afectivo y espiritual late subterránea, al tiempo que demanda continua revisión y autocrítica.

Por otra parte, la educación de aquellos pueblos que mantienen un largo contacto físico durante la infancia, genera niños con un mayor sentido colectivista y cooperativo con la comunidad que les referencia. A veces en Occidente queremos fabricar niños genios pero viviendo sin embargo en edificios blindados, impartiendo instrucción envasada y regando de poca oxitocina materna.

¿Acaso  lo que a veces hacemos es especialistas desamparados sin sonrisa sentida?

¿Acaso las nacientes comunidades de afines, podrán apoyar de forma colectiva y hermanada el desarrollo de los niños que en ella crezcan, como si fueran de la propia familia? ¿Sabremos pasar de aquella tribu prepersonal que nos precedió, a la comunidad transpersonal, es decir, a un grupo de individualidades autoconscientes en torno a un propósito colectivo de afinidad y auto realización hermanada? ¿Lograremos atravesar el afecto oxitocínico de la madre y repartir la responsabilidad entre educadores masculinos y femeninos de la comunidad entera?

¿Acaso nuestro modelo occidental con todos sus adelantos, da lugar demasiado a menudo a individuos emocionalmente enfermos y masificados? ¿Hay otra salida para posibilitar un gran cambio que no sea la de apostar por un camino de crecimiento basado en la comprensión y la auto consciencia?

Ya hay síntomas para poder afirmar que cuando la masa crítica de las personas despiertas sea suficiente, se irán haciendo cambios progresivos en una silenciosa revolución sin vuelta. En realidad desde el nuevo paradigma de la conciencia, los cambios externos, tanto políticos, como educativos y empresariales, serán armoniosos, llegando de forma natural y sin violencia.

Cada pueblo ha tenido y tiene los políticos, educadores y empresarios que merece, es decir los que de su propia sociedad botan. Y conforme una sociedad crece y se desarrolla, no tardan en aparecer los consiguientes gestores de lo público en directa concordancia con ella.

Lo más probable es que los nuevos órdenes sociales estén formados por ideas y sistemas nacidas de individuos sanos, compasivos y sabios, lo que exigirá cuidar con esmero los primeros años de esta humanidad que se libera de la ignorancia.

Tal vez sea razonable pensar que desde este futuro estado de conciencia despierta, la dialéctica dejará de estar en cuál es el mejor sistema educativo o cuál trae más problemas, ya que cada mente lúcida y cada corazón abierto, sabrá decidir lo que bajo su sabio hacer conviene en la comunidad que los alberga.

ETIQUETAS
RELATED POSTS
0 Comentarios
  1. Iris.224

    16 enero, 2012

    Más allá de conductas «Estivelianas»que rompen patrones naturales.Vamos a encontrar intentos de fabricar oxitocina sintética,para administrar a los varones.
    Adulterando la naturaleza humana, hasta que nos demos cuenta que el Amor,no se compra ni se vende,es algo del Sentir!
    Mi experiencia personal me impulsa a seguir mi instinto integral,como hacían nuestras abuelas.
    Realmente si queremos una sociedad sanada debemos quitar conductas mentales;para formar individuos sanos, compasivos y sabios.
    Hoy trabajo la ecuanimidad(que como madre)es un deber soltar.

    Sat Nam.

  2. paco

    16 enero, 2012

    Compartimos 60metros cuadrados de Amor con nuestro hijo de 3 años. Jugamos, comemos, y dormimos juntos.
    Y se siente muy bien.

  3. Raul

    18 enero, 2012

    Me parece interesante el articulo «sobre el acondicionamiento cultural» la sociedad tecnologica , cibernetica y mecanizada que provoca el impulso del tener mas..mas..y robustece el ego, hacia lo exterior , la apariencia , «el intelecto frio» cultivado y premiado, que nos lleva a creer mas en los libros ,la ciencia pero SIN ESPIRITUALIDAD ..¿la naturaleza del hombre nos lleva por si solo al crecimiento y la autorealizacion intima? Claro que son otros factores ..»pero lo que si sabemos es que los animales NO necesitan un manual para criar a sus cachorros» verdad.

  4. andres

    22 enero, 2012

    Tampoco es bueno que los hijos duerman con los padres al criar niños con miedos y niños mimados

  5. Film

    22 enero, 2012

    Yo creo que no es bueno hacer que el hijo duerma con los padres, porque se vuelve muy mimado

  6. MAC

    23 enero, 2012

    La semana pasada estuve escuchando al bueno de Naranjo y al no menos bueno Marinas dialogando sobre la educación. Lo único que queda claro es que cada padre o madre hace una apuesta educativa, hace lo que puede dentro de la cultura que le ha tocado vivir, intenta evitar lo que cree que son errores, y sigue haciendo lo que puede, conectando con el ritmo de esa carne de tu carne y sangre de tu sangre(real o ficticia). Yo me pregunto de los roles educativo, formativo, paternal/maternal, de acompañante, faro o guía y sus matices.
    Opino que hay que estar siendo, yo respecto a mi experiencia privada tengo un resumen nada poético:
    Hay un ser puro,
    Reprimido, con miedo.
    Libre conmigo.

    Gracias por permitir mi expresión.

  7. lidia R

    28 enero, 2012

    Mis dudas en la crianza como madre han sido sustituídas por una alegre esperanza al ver a mi hija haciendo de madre con su propia hija. Lectora de «tendencias psico-pedagógicas»varias es su intuición, su sabiduría interna quien la guía. El resultado es una niña feliz, alegre, expresiva, con fuerza. Mimada? que de malo hay que un niño se sienta con derechos si también se le enseñan los deberes? Que tiene de malo que ese ser piense que el mundo está para él, si también se le ensenña que él está aquí para ese mundo? los niños que no se les ha escatimado el amor y los mimos, confían más en la vida; serán más abiertos, más seguros, esperarán todo de ellos mismos y del mundo. Serán positivos

  8. marisa

    7 febrero, 2012

    Yo creo que cuando el hijo te necesita tienes que estar ahí, a su lado sea en la cama, en casa, por teléfono.
    Que el sienta el apoyo de un ser querido en qualquier momento,si es el se sus padres mejor.

  9. MARCELA

    10 febrero, 2012

    Soy una madre reciente: bebé de 5 meses. ah qué enseñanza tan fuerte, qué compromiso tan grande y cuánto amor! ¿pueden creer que los doctores no saben porqué los bebés tienen cólicos?¿y nos atrevemos a viajar en super aviones y hasta a la luna pero sabemos muy poco de cólicos en un nuevo ser? Cuando mi bebé lloraba de dolor mi corazón se partía y hasta me sentí culpable, pero mis brazos y cantos eran suficientes para hacerla sentir mejor, lo único que podía hacer era cuidarla con todo mi amor…eso haré toda la vida…en todo momento…incondicionalmente…

  10. Brenda

    12 febrero, 2012

    Duermo con mi hijo desde que nació,hace casi dos años,lo llevo en fulard cuando nos apetece y sigue tomando teta pora dormir. Tengo un hijo sano,libre,amado…pide lo q necesita y no es juzgado… Mimado? Seguro! Le mimo cada dia…desde el Ser… Atendido con Amor del grande,acompañado con atencion,con presencia…
    «A más dependencia primero mayor independencia después…»
    Si queremos acompañar a nuestros hijos conscientes…debemos acompañarnos a nosotros mismos primero…
    Criar a un hijo es una gran oportunidad para conocer nuestras propias sombras… Solo con atencion plena nos haremos conscientes la gran oportunidad…
    Educar es sacar de dentro hacia afuera no meter de fuera hacia dentro… Eduquemonos a nosotros mismos y lo demás fluira naturalmente…

JOSÉ MARÍA DORIA

Presidente-Fundador de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal y la Fundación para la Educación y el Desarrollo Transpersonal.

Suscríbete
¡Recibe los últimos artículos de mi blog en tu email!
Archivos
VISITA MI FACEBOOK
PÁGINAS AMIGAS