Melancolía
Descubriendo

Melancolía

Por el 12 diciembre, 2011
Hoy mientras meditaba junto a un grupo en respiración holoscópica, de pronto descubrí que posada a mi lado, se hallaba una pequeña pluma blanca. Tal vez por aquello de que en el interior de este recinto no suele haber plumas, la parte mítica de mi mente imaginó que un ser alado, un ángel, la había dejado como señal de bienaventuranza, una señal para este nuevo ciclo de vida en el que uno ahora, preparado para él, se encuentra.

Sentí como si la pluma fuese un mensaje de la luz señalando el destino de paz profunda y de labor bien hecha. Sentí al tomarla en mis manos que  a partir de este próximo solsticio, cosas  bellas y hermanadas esperaban. Algo me decía que la pluma era una señal de la levedad que acompañaría a este peregrino en el tramo de vida que, ahora tan renovador, asomaba.

Y de pronto sentí melancolía y esperanza. Con tales pensamientos en la cabeza me pareció estar escuchando una música tan familiar como desconocida, una música extraterrestre y bella que no oía desde la más tierna infancia. Me sonaba lo que estaba sucediendo en el adentro, no eran arpas ni violines, y sin embargo mi corazón anunciaba un largo oasis entre las secas y sedientas arenas.

Me acordé del episodio del evangelio en el que un “pobre Lázaro”, ante la mesa del rico Epulón, buscaba hambriento las migajas de pan que caían de ésta. Reconocí que algo en mí estaba muy cansado al tiempo que hambriento de gracia y esperanza. En realidad una parte de mi ser anhelaba silenciosa un descanso del ego y de la incansable tiranía que éste manejaba. Sentí deseos de vivirme a distancia de la mente hirviente y en la paz profunda del alma.

Observé que tan solo una pluma blanca tal vez “fuera de sitio”, o bien quizá en el lugar perfecto, había desencadenado sentimientos mágicos que uno, tan solo durante un rato, se permitiría brotar sin limitación alguna. ¡Oh cielos! La mente racional se estaba callando, al tiempo que emergía poético, un canto de amor que impregnaría todos mis rincones de silencio y ternura.

Recordé que cuando la humildad se digna visitar mis neuronas, me aferro como adicto a su estela, la quiero retener, invitándola reiteradamente a quedarse en mi morada. Sin embargo tengo que aceptar que es escurridiza, ya que tras aromatizar de sándalo y violeta a mi persona, se retira y la abandona.

¿Y qué decir de su compañera la ternura?

Hummmm… la ternura es todavía más evasiva. En realidad cuando me visita, no dudo en aferrarme a ella ofreciéndole todos mis bienes y tentándola con el oro de mi hacienda. Le ofrezco acomodo en una de las capillas más acogedoras de mi alma y sin embargo, cuando ya creo que voy a disfrutar para siempre de ella, tampoco permanece y de pronto, dando un extraño quiebro, desaparece y me deja. No tardo en verme enfrentado y a solas con las dos okupas que sí se quedan más tiempo parasitando mi nivel persona: la manipulación y el exceso.

Reconozco que todo lo que ahora cito y que mi sensibilidad disfruta, ha nacido por una pluma blanca que, ¿por qué no?, seguro que depositó un ángel para este peregrino que arrastra pesadas mochilas kármicas. El ángel se apiadó de un viajero con pasados familiares densos que se abre paso entre genes arrogantes, genes que sueñan con despertar a la vida sin tiempo, y al amor en el cuerpo y en el alma.

Ante tal estado de serenidad que a uno hoy visita, se  intuye que tan solo el ayuno, el silencio y la respiración profunda, pueden perpetuar este leve fluido en mi naturaleza.

Uno siente que el gran cambio, o bien es gratis y llega fácil, o si no, que el infinito espere, que cuando la llegada de tal apertura sea cierta, vendrá anunciada de trompetas de plata e inevitablemente su energía ocupará la plaza.

Cuando eso tenga que ser, no habrá resistencia posible de ningún hábito pasado, simplemente sucederá, como sucede todo en el cielo y en la tierra.

Aún con el pragmatismo de este rinoencéfalo que no descansa, en el fondo de mi pecho sonríe una célula infinita, una pequeña lucecilla que al nacer, dicen, me fue inserta por un mahatma que por allí pasaba. Tuve suerte, desde entonces se sabe que no caeré en la amnesia total, tan solo padezco de amnesia secundaria.

Y si esa lucecilla avatar tan solo me sirve para saber tenuemente quién soy, habrá legado la mayor parte de su grandeza.

Gracias a ella por averiguar qué tipo de máscara juega con mi persona.

Y gracias por aquella película que trata de un errante cometa que yendo de paso, fecunda con sus semillas lo profundo del planeta.

ETIQUETAS
RELATED POSTS
0 Comentarios
  1. lola

    12 diciembre, 2011

    ..Hacía unos tres años que no ponía el Belén…desde que me adentré en los nuevos laberintos de la auto-obervación…y me hacía reflexiones…¿tal vez el miedo a la identificación con imágenes…por un cristianismo obligado??.
    Lo cierto es que este año volví a sentir el impulso de “retomar” ese momento, de ir poco a poco colocando y dándole un lugar a cada personaje en ese Portal.
    Y, especialmente porque una pequeña niña de 4 años está en casa y me ayudaba…mejor dicho…estaba siendo yo su ayudante, dejándome impregnar por su inocencia en el juego.
    Cuando ya todo parecía colocado en su sitio, de pronto veo como coge un trocito de plaste Lina , fabrica una mantita y la coloca sobre el niño Jesús, arropándolo (es cierto que el pobre siempre está medio desnudo mientras todos están con capas y gorros super abrigados)… y después coge el pesebre en el que está, y lo gira hacia dentro del establo, para poder ver a sus padres …
    Todo este juego infantil, se transformó de pronto en un “juego sagrado” que le dio un sentido mucho más humano y profundo a mi “Belén”…el de toda la vida…y desde ese sitio de adoración, silencio y ternura que sólo algo puro logra tocar…sigo observandola cómo hace unas pequeñas y diminutas bolitas de plaste Lina y las va colocando al lado del pastor, y las cabritillas…porque…¡¡eran las caquitas!!…jajaja…ahora sí estaba TODO…y era un Nacimiento Completo…y HUMANO.
    Carmela, que así se llama la niña, ha conseguido con su atrevimiento y su inocencia, que este año sea el más bello re-nacimiento VIVIDO.

  2. iris.224

    13 diciembre, 2011

    Bienaventurados los limpios de CORAZÓN, porque ellos verán a DIOS.

    Gracias por tu sentir…

  3. Patricia

    13 diciembre, 2011

    INSPIRADOR, BELLO.
    GRACIAS

  4. AlfonS

    13 diciembre, 2011

    Uhmmmmmm que delicia…
    Aromas a observador número 9
    Gracias por este compartir
    Gracias a esa pluma

  5. andres

    13 diciembre, 2011

    Lola, ¿te ha obligado alguien a ser alguna vez cristiana? A mi nunca me han obligado.Y tampoco conozco a gente de mi entorno.Y menos con la edad que supongo que tienes.

  6. Iris.224

    14 diciembre, 2011

    Ayer coloqué las luces de colores…Mi hija Laura, de 10 años ,es quién me impulsa a esta creatividad,que remonta desde tiempos remotos.No importa nuestras creencias… ,ahora cristianas por connotaciones culturales.Cualquier religión que abraza la Familia ,es un dogma de Amor.
    Algo está cambiando cuando miramos el pesebre con ojos de infancia…quizás es el recuerdo de la sencillez que nos hace vibrar al son de la Unidad.Quizás es la imagen del Cielo en la Tierra;quizás, es entonces ,cuando sentimos que retornamos a Casa;quizás es la aceptación de lo que somos «Humanos divinos»;quizás…
    Qué esta pluma blanca sirva para crear más ARMONIA en el aquí, en nuestro entorno…
    Os deseo ,un nuevo RE-NA-SER(volver a nacer)en estos dias que respiramos unidad para resonar con la VIDA.
    Un abrazo
    Lina Moll Camps

  7. Nidia

    14 diciembre, 2011

    Yo tuve la suerte de estar en esa holoscópica el sábado…y entiendo muchas de las cosas que escribe porque de una manera o de otra, atravieso por ese mismo momento. Solo me surge algo…si de una sola pluma salió este escrito, ¿que hubiera sido si se le hubiera posado la paloma entera en la mano y se hubiera quedado mirandolo fijamente? Conectemos con esa «paloma»que todos llevamos dentro y haber que nos dice…

  8. Laura

    18 diciembre, 2011

    Qué bonito Jose Maria… tus sentidos han cambiado… es otra dimensión la que se expresa a través de ti.. Gracias…

  9. Marisol

    18 diciembre, 2011

    Querido José María, si una simple pluma que no sabes de dónde salió pero tu interpretaste cómo un mensaje, te hizo sentir y escribirnos toda esta poesía llena de sensaciones…ojalá empecemos a recibir esas plumas que cambien nuestros pensamientos y empecemos a vislumbrar un mundo mejor, Feliz Año 2012 para tí y el resto del mundo.

  10. paco

    19 diciembre, 2011

    Gracias Jose María
    Me gusta volver a tu morada y encontrar lo justo y necesario para Ser y estar en el mundo.
    Mientras llega el despertar , que continue la luz de tu sueño lúcido .

  11. andres

    19 diciembre, 2011

    El Despertar nunca va a llegar para mucha gente, porque se encuentran con los ojos tapados y no quieren ver.

  12. cristina

    23 diciembre, 2011

    Cuán complejos somos los seres humanos que necesitamos de hechos sencillos para prestar atención a lo esencial. Una pluma, la sonrisa de un niño, los ojos de nuestro amado, el calor del sol, la lluvia en la cara, una rosa en el jardín, una mariposa revoloteando, el quiño de un desconocido, una llamada inesperada, una carta de agradecimiento, el beso de tu hijo, el pastel de cumpleaños de tu madre, el ruido de fondo del mar, el chisporroteo del fuego en la chimenea, el canto de los julgueros, las risas en el parque, un vendedor amable, el frutero que sabe lo que te gusta (los dátiles), la caricia de una enfermera, … mil y una formas de la belleza que nos rodea y que nos llama para darnos cuenta de que nos separamos del amor que se expresa a nuestro alrededor sin más. Son muestras de que es posible el amor incondicional. Creo que desde la ternura humilde y la humildad tierna accedemos a él y ambas nos ofrece el camino para que fluya en nuestra vida y a través de nuestra vida. Entonces me pregunto: ¿a qué viene tanta resistencia?

  13. lidia R

    28 enero, 2012

    Gracias al autor de tan bella reflexión, hace que uno vuelva a darse permiso para sentir ciertas cosas.

JOSÉ MARÍA DORIA

Presidente-Fundador de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal y la Fundación para la Educación y el Desarrollo Transpersonal.

Suscríbete
¡Recibe los últimos artículos de mi blog en tu email!
Archivos
VISITA MI FACEBOOK
PÁGINAS AMIGAS