Observando

La pareja creativa y libre

Por el 25 octubre, 2010

¿Te has desilusionado alguna vez ante las promesas brotadas del amor?
¿Te niegas momentos de intimidad por no saber vivirlos sin incompatibilidades?
¿Acaso piensas que no puedes crear tu propio modelo de relación de pareja?

Las relaciones de pareja son uno de los aspectos vitales que mayor transformación están experimentando en el imparable desarrollo del ser humano. Se da la circunstancia que conforme éste avanza, y da lugar a mentes despiertas y corazones abiertos, las relaciones de pareja se alejan de los tópicos que las han fundamentado durante centurias.

 

Uno de los primeros síntomas del nuevo paradigma de la pareja es el de la libertad, pero no el de una libertad que pone el acento en un “hago lo que me apetece”, sino aquella que respeta ese “yo quiero” que se genera en un ser despierto. En realidad se trata de la libertad que brota desde un lugar más allá de la pura carencia o compensación subterránea, un estado de conciencia desde el que saberse completo en lo profundo de sí mismo.

Y este estado tiende a manifestarse en la pareja como serena complicidad, más que como dependencia, tiende a manifestarse como amistad del alma, más que como juego de compromisos y obligaciones. Desde este estado brota una libertad creativa que no sabe de culpas, sino de respeto, y en todo caso, sabe de confianza en todo aquello que pueda llegar a sentir el llamado “otro”, un otro que no solo demanda espacio para manifestarse en sus procesos, sino que está también movido por la misma Inteligencia de Vida que subyace tras todo lo que sucede. Una actitud que conlleva confianza como estado natural, así como complicidad silenciosa con la pareja, y ausencia total de juicio condenatorio, juicio propio de la mente ordinaria, tan aprisionada en el juego del pensamiento y la memoria.

En realidad el antiguo paradigma de “complementarse” con la pareja, consideraba que la llegada de ésta resolvía la soledad o cualquier carencia sobre la que se asentaba. La relación era un juego de limitaciones que bailaban entre el miedo a estropear la relación y la mentira necesaria para tener la casa en paz. Situaciones que los egos asustados y dependientes se montaban, tratando de perpetuar lo que hicieron papá y mamá, es decir, crear una familia y…

Por de pronto, un ser creativo tendrá relaciones creativas, y desde esta perspectiva sabrá dar cauce a lo que sienta, sobre todo cuando se vea atraído por personas “ajenas” a la relación de pareja, atracción que lejos de nacer para complicar el ego, nacen desde el alma, un alma que anhela recorrer los vericuetos del Plan Evolutivo en la aventura diaria de lo inesperado. Y cuando a un ser de pronto le sucede el regalo de sentir a otro, tal vez primero tendrá que dar gracias a la vida por abrir su corazón, más allá de que la causa aparente de su apertura sea el llamado otro. Y en segundo lugar, proceder a discernir entre lo real y las proyecciones propias del enamoramiento. Sucederá entonces que aprenderá a abrazar, a comunicar, y a establecer vínculos profundos, vínculos más propios de la autenticidad de un ser consciente que de adolescentes rasgos de apego, incompatibilidad y confusión. Una vivencia de apertura que enriquece no solo la propia alma, sino también a la del cómplice con quien se camina cada día.

Lo que sucede desde el antiguo paradigma es más bien lo contrario. Sucede que muchas personas que todavía no han despertado, ignoran como vivir creativas y libres en el seno de una familia reproductora, una familia amenazada por el mandato de la hipoteca, con el compromiso de la camada a cuestas, y con apretadas vidas funcionales que, a menudo constituye la vieja esclavitud del modelo heredado. Un modelo que de no ser vivido desde la consciencia, no permitirá percibir algo que vaya más allá de la supervivencia, y menos todavía apostar por retiros de silencio, lecturas para comprender, y aventuras para crecer y despertar.

Cada persona tiene la relación de pareja que merece su nivel de consciencia. Y desde esta perspectiva, hay todavía muchos modelos de relación que no se han constituido desde la consciencia, modelos que en consecuencia no han sido liberados de la tiranía de una mente ordinaria basada en el miedo, un miedo que se tapa atándose a otra persona, eludiendo el camino sutil por el filo de la navaja, y tratando de cumplir el contrato de anestesiarse día a día, antes que sufrir la amenaza de la soledad y la consiguiente gestión espiritual de la misma.

Las relaciones de pareja suponen la gran oportunidad del autodescubrimiento, del reconocimiento de la propia vulnerabilidad, del atravesar los miedos inherentes a las sombras y de elevar el corazón en amoroso beneficio hacia todos los seres que se cruzan en el camino.

La pareja no es una senda fácil para los egos, pero sí puede suponer una gran expansión de consciencia, sobre todo cuando cada cual no se responsabiliza de los sentimientos del otro, cuando cada cual abre la relación a “lo que hay”. La llegada de la comprensión conlleva asimismo soltar el miedo que controla y manipula, y finalmente, permitir que cada cual enfrente sus demonios como camino hacia la luz, camino recorrido en presencia silenciosa de un amado cómplice, un cómplice que se fundamenta en el descubrimiento de la esencia, meta última de toda asociación humana.

¿Quieres crecer?

ETIQUETAS
RELATED POSTS
0 Comentarios
  1. Miren

    25 octubre, 2010

    Buffffffff, la pregunta del millón.
    Me quedo con esta frase: «La llegada de la comprensión conlleva soltar el miedo que controla y manipula y permitir que cada cual enfrente sus demonios como camino hacia la luz»
    Leyendola me doy cuenta de que en lo que respecta a la pareja… NO CONFIO EN EL OTRO (ni como pareja ni como persona «ajena» a la relación). Mi gran demonio se llama «no me quiere» y mi más dolorosa proyección «me está utilizando y se está riendo de mí (y de ella/él, en su caso)».
    Por lo visto… tengo crecimiento para rato 🙂
    Saludos.

  2. PazzaP

    26 octubre, 2010

    «Cada persona tiene la relación de pareja que merece su nivel de consciencia.»

    ¿Será por eso que ni siquiera tengo pareja…?

  3. maitecom

    26 octubre, 2010

    Habiendo tenido relaciones que evolucionaron ,cambiaron y terminaron,el crecimiento o el autodescubrimiento lo encuentro luego cuando ya han terminado ,doy gracias por todo lo que me enseñan pero me pregunto si la pareja ideal es la que te ayuda a crecer mientras aún existe o simplemente no teníamos el mismo nivel de consciencia o de compromiso y por eso terminaron.
    un abrazo

  4. clara

    27 octubre, 2010

    Según la frase del 2º, no quiere decir que la persona sin pareja, no tenga consciencia, sólo que algo no está a punto o no le llegó el momento. Según los expertos en la materia, las almas compañeras tienden irremediablemente a juntarse, para ello hay un momento idóneo y pueden pasar años incluso…siglos; mientras tanto dichas almas están «en la escuela»: formándose o reciclándose, e incluso pueden estar (temporalmente) en pareja con otra alma que no es su «ideal», para mejorar, o bien para enseñar a la que está menos avanzada, es como si nos impusiéramos como «deberes» escolares ayudar a otros, dejando de lado «lo nuestro», pero son fases que terminan. Y luego las almas compañeras vuelven a encontrarse de otra forma, para caminar juntas en la expansión de conciencia y descubrimiento de la esencia que conjuntamente reclaman. A partir de ahí depende ya de si están dispuestas a ver el compromiso, no como «atadura al otro» sino con la libertad que implica el respeto, la coherencia y transparencia hacia uno mismo y su cómplice.

  5. Ana

    28 octubre, 2010

    Nosotros nos acompañamos somos pareja en crecimiento, los dos estamos haciendo un gran rabajo interior, cada uno desde dentro y esto se muestra en el día a día de nuestra convivencia, nos respetamos y charlamos. Si me hubieran dicho hace años que este tipo de relación pudiera aparecer en mi vida no lo hubiera creido.
    Se lo que son los enfados, gritos, malas caras, propestas, tensión y dejarse de hablar.
    Es necesario que cada uno haga su introspección, y entonces las relaciones fluirán, aunque es díficil si solo hay uno en el camino y el otro no lo comparte, no lo comprende o lo ignora.
    En mi caso somo dos en ello, todo lo facilita, y nuestros niños lo notan, estar en nuestro Ser, es una gran aventura. Os animo a su difusión es posible y trae sólo y únicamente satisfacciones y paz mucha paz.

  6. Tie

    30 octubre, 2010

    Si, quiero.
    Estoy cansado y dolido de hacer turismo.
    Mi Alma ansia resonar en Otra..
    Nada hay m´´as grande que la Libertad de Amar, el Amor es sin condiciones, seguramente por eso duele.
    ¿Donde est´´a mi pareja?.
    ¿Donde el alivio?, que no la panacea.
    Crezco cuando me observo desbocado, aunque me pesa.
    Crezco cuando no me gusto, porque me ayuda a entender a los dem´´as.
    Crezco cuando amo.
    Crezco, crezco…
    ¿Crecer?
    Si, quiero.

  7. Eu

    30 octubre, 2010

    Con todos los respetos y mi infinita comprensión…en un modelo de pareja tan a la última como el que se plantea, me llama poderosamente la atención que no se mencionen los ingredientes elementales: el amor y lo sagrado. ¿de dónde parte la confianza, la amistad, la complicidad, sino no es del amor?, y si a la meditación le damos un caracter sagrado ¿no lo ha de ser tanto o más una relación de pareja?.
    Yo estoy de acuerdo con la magia y la creatividad, y me parecen incluso necesarias para la salud de la pareja, pero de ahí a que se pierda lo esencial hay un abismo, y si no están las cosas en su lugar se corre el riesgo de la teatralidad. A pesar de todo, os quiero.

  8. Patricia

    30 octubre, 2010

    hola a tod@s,
    esto ya no sé si es un blog o un oráculo… la respuesta es Síiiii… a ver si no la lío…
    Besitos

  9. Inmaculada

    31 octubre, 2010

    Buenas noches,

    hoy mismo he conocido la escuela de psicologia transpersonal, y he descubierto la integración de mi formación como psicologa con disciplinas como el yoga, el reiki o la meditación. He visto la luz sobre el modelo hacia el que quiero seguir avanzando y experimentando. Estoy deseando conocer kay Zen, y más viviendo en Madrid. También haré lo posible por ir el 13 de enero al Ecocentro para escuchar además de leer sus bellas palabras.

    MUCHAS GRACIAS y un afectuoso saludo.

  10. Eu

    31 octubre, 2010

    Eres un MAESTRO CREADOR, no lo olvides.
    No se te ocurra pensar que estás solo
    porque TODOS ESTAMOS CONTIGO
    CONFÍA en Jesús
    CONFÍA en lo que quieres de verdad
    CONFÍA en el AMOR

  11. Estela

    31 octubre, 2010

    A esto se le podría llamar…un crecimiento a distancia…como en la Uned pero en Trans…
    Les felicito a tod@s.

  12. Pituso

    5 noviembre, 2010

    Confio y creo en la pareja, sé que algún día aparecerá la mujer adecuada, pero en momentos como este toca la soledad. La soledad de no pareja, la soledad de la unica compañia de uno mismo para interiorizar y pensar ¿por qué se rompen tantas parejas? ¿por qué se termina el amor cuando crees que has encontrado a la persona ideal? ¿por qué la chispa de la ilusión se apaga? no lo sé, no sé por qué me pasa. Trato de averiguarlo. Será porque ahora me toca crecer y la única forma de hacerlo es lo que llevo tiempo evitando…la soledad.
    Gracias por todo

  13. maria

    7 noviembre, 2010

    Se ha superado el 11, ¡Gracias a Dios! por eso, y por muchas otras cosas, sigo confiando y creyendo en la pareja, en mi alma compañera, y sé que llegará porque ella me ama y yo le amo. El AMOR siempre triunfa, ningún obstáculo de las sombras ni de los egos controladores, frustrados y malhechores acabará con el AMOR, el AMOR es Luz y es el camino recto hacia Dios, por eso tiene tanto poder y tarde o temprano acabará imponiendose sobre las tinieblas. Gracias Universo por darme la claridad y la gran compasición que siento hacia los que teniendo medios a su alcance para salir de la ignorancia e inconsciencia han optado por la manipulación, engaño, coacción, falsedad y control injusto sobre sus congéneres, sabed que repudio dichas conductas y que nadie es dueño de nadie, y también que los últimos serán los primeros.
    Que Dios bendiga a los que mantienen las energías del amor en este planeta, que Dios bendiga a esta Escuela.

JOSÉ MARÍA DORIA

Presidente-Fundador de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal y la Fundación para la Educación y el Desarrollo Transpersonal.

Suscríbete
¡Recibe los últimos artículos de mi blog en tu email!
Archivos
VISITA MI FACEBOOK
PÁGINAS AMIGAS