Newsletter Red Transpersonal
Por el 21 mayo, 2014

La Newsletter Red Transpersonal que ahora damos nacimiento tiene vocación de travesía profunda. Su botadura contempla horizontes que van más allá de las capas cognitivas de unos neocórtex cansados de controlar y de acumular información. La autoconsciencia y una sostenida creatividad enfocada en la evitación del despiste, están marcando el rumbo de nuestra Escuela en su futura comunicación con los alumnos y lectores.

La hemos bautizado como Red Transpersonal porque el término “Red” nos evoca comunidad humana, sinergia, comunicación, trabajo compartido y estructura sutil. Y la hemos apellidado como “Transpersonal” porque sus enfoques y contenidos van a estar orientados a esa mirada profunda que aporta sentido a nuestras vidas.

En realidad, a poco que miremos alrededor veremos la gigantesca aceleración que lleva el despertar de la consciencia en el mundo actual. La práctica de la meditación, los libros de desarrollo personal y los talleres de autodescubrimiento crecen imparables en todos los ámbitos sociales. Y este fenómeno es de un significado transformador de tal envergadura, que podemos afirmar sin exagerar que:

“Nacimos en una orilla” y un día “moriremos en la otra”.

Sin duda, muchos de nosotros nacimos en el seno de una visión de la realidad que se nos ha quedado rotundamente obsoleta. Y aunque observamos que todavía colean las viejas estructuras demasiado competitivas que proclamaban la supervivencia de los mamíferos más fuertes – “yo a lo mío, y que los demás espabilen” -, afortunadamente cada día tenemos más claro que tales formulaciones individualistas ya no se sostienen.

Quizá uno de los problemas arrancó del gran equívoco que narra la historia de la humanidad como un cuento lleno de luchas, tecnología y poder, cuando en realidad las cosas no son así: la cooperación y la empatía han sido precisamente las cualidades que nos han permitido “ponernos en la piel del otro” y apoyarnos compasivamente como seres humanos. En caso contrario no habríamos sobrevivido.

En realidad la actual crisis mundial de la economía y el deterioro de la biosfera son todavía los flecos del paradigma patriarcal ya caducado. A nadie escapa que una silenciosa revolución de la consciencia crece imparable de dentro a fuera, en la mente de aquellos mutantes que, como tú y como yo, vamos despertando.

Una masa humana extendida por todos los países, está dándose cuenta de que en su corazón brotan sentimientos de altruismo y servicio a la vida que dejan pequeño el antiguo paradigma racionalista y material en el que, como sociedad y civilización, nos hemos desarrollado.

Las neurociencias no cesan de señalar en los parámetros de sus monitores, los enormes beneficios de los cerebros que se ejercitan en prácticas meditativas y en el ejercicio del altruismo. Se trata de propuestas que ya las tradiciones espirituales han venido señalando al cultivar valores tales como la compasión, la verdad y el anhelo de felicidad de todos los seres humanos. Es decir, actitudes que en estos tiempos ya no son un lujo, sino una necesidad para resucitar la economía y sanar la biosfera.

Como observador y viajero puedo afirmar que el nuevo paradigma de la consciencia está floreciendo en las neuronas cardiacas de los seres-vanguardia de esta humanidad. Se trata de una poderosa fuente innovadora de darse cuenta, cooperación y presencia, que está afectando de forma rotunda al mundo emergente. Los que habiten plenamente sus cuerpos y salgan del “modo pensar” para entrar en el “modo sentir”, se disponen a ocupar puestos de responsabilidad y tomar inspiradas decisiones que, sin duda, reorientarán el rumbo de esta civilización que se autodestruye.

Y mientras tanto, como bien decía Gandhi, podemos comenzar por “hacer en nosotros lo que anhelamos ver en el mundo”.

A todo esto, me digo no sin reírme de mi mismo: ¿Y por qué no  jugar a “infiltrados” en una revolución silenciosa?

¿Y si actuásemos como guerrilleros inteligentes, introduciendo “caballos de Troya” en los pliegues del viejo paradigma?

Lo que sí está claro es que convendrá cultivar la coherencia cardiaca y honrar la verdad interior que es lo que realmente alimenta el corazón; por cierto, un centro éste que, si bien hasta ahora era tan sólo un “músculo de bombear sangre”, las neurociencias ya lo nombran como un cerebro con neuronas dotado de inteligencia.

Red Transpersonal tiene un “código abierto”: incluye, acoge y dinamiza lo plenamente humano, es decir, los valores profundos que dan sentido a nuestra vida.

Te invitamos a este espacio silencioso y a la vez dinamizador para que lo palpes y a su vez compartas sus latidos a través de una red mundial de personas que, tal vez al igual que tú, sienten que ha llegado la hora del salto.

Estaremos puntualmente presentes quince días con noticias, prácticas, vivencias personales… y a su vez te anunciaremos actividades de nuestra Escuela, invitándote a descubrir y compartir.

ETIQUETAS
RELATED POSTS
JOSÉ MARÍA DORIA

Presidente-Fundador de la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal y la Fundación para la Educación y el Desarrollo Transpersonal.

Suscríbete
¡Recibe los últimos artículos de mi blog en tu email!
Archivos
VISITA MI FACEBOOK
PÁGINAS AMIGAS